Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Un año después de que fue cerrada, la Basílica de Guadalupe volverá a recibir peregrinos, esta vez con medidas distintas por la pandemia de Covid-19: se prohibirá pernoctar, se recomienda no llevar a menores y que las personas acudan sólo si ya han sido vacunados.
Por el coronavirus en 2020 el recinto religioso cerró sus puertas para evitar aglomeraciones como la de 2019 cuando se reunieron más de 10 millones de visitantes.
Para este 2021 las autoridades anunciaron que se prevé la llegada de más de 4 millones de personas, entre los días 10 al 12 de diciembre y el despliegue de unos 15 mil funcionarios para el operativo de vigilancia y coordinación. Mismos que deberán cumplir con los protocolos sanitarios, pasar unos cinco minutos en el interior y no podrán dormir en el lugar.
«Les vamos a pedir que no pernoctemos, es muy común, sí ¿verdad?, pernoctar del 10 al 11, del 11 al 12, pero en este año no; el flujo será continuo para ir a saludar, para ir a estar con la Virgen, para cantarle alguna canción mientras vamos caminando y así rendirle nuestro homenaje en este año», dijo Salvador Martínez, rector de la Basílica.
No habrá misas presenciales, las que cada año se han programado en esta ocasión serán pregrabadas y transmitidas vía remota en horarios tradicionales.
Se prevé que cada minuto 750 personas accedan por las bandas y otras mil 600 por el acceso principal.
«Lo más peligroso en el contagio es estar demasiado tiempo en una gran aglomeración; entonces, calculamos que podrían tardarse, entre 5 y 15 minutos, desde que llegan a la reja hasta que tocan la siguiente reja», añadió Martínez.
El alcalde de Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil, pidió no acudir sin haber sido inmunizados.
«Las indicaciones fundamentales radican en el uso de cubrebocas obligatorio; esquema de vacunación completo; si no se han vacunado, recomendamos que no asistan a este recinto guadalupano», señaló.

¡Participa con tu opinión!