Motivados por la fe, miles de personas acudieron a lo largo del día al Templo de Guadalupe para venerar en su día a la Patrona de América.

Como cada 12 de diciembre, el Barrio de Guadalupe lució abarrotado en medio de una fiesta religiosa, encabezada por el Obispo José María de la Torre Martín, quien durante la eucaristía dio un mensaje sobre la paz y la esperanza a favor de una sociedad más justa.

A los alrededores del Templo y desde temprana hora, multitudes de personas de todas las edades fueron arribando tratando de encontrar un lugar que les permitiera escuchar la homilía en esta fecha especial.

Entre los presentes destacaban creyentes que, ante el pago de alguna manda, asistieron cargando la imagen de la Virgen de Guadalupe y otros más vistiendo atuendos especiales para la ocasión.

Incluso hubo personas que no pudieron ocultar su felicidad, observándose en ellos algunas lágrimas.

Minutos antes del medio día, arribó al templo Monseñor José María de la Torre Martín, donde una vez que portó su casulla y mitra en color blanco, compartió el mensaje principal de la homilía.

Así, el Obispo hizo un llamado a vencer los miedos y temores para que en su caso el pueblo sea capaz de salir adelante y construir un mundo que progrese con justicia y la paz.

Agregó que atendiendo el llamado del Papa Francisco, la Diócesis local se suma así a las oraciones para fortalecer la fe y que de esa forma todas las personas contribuyan en el progreso de la justicia.

«Para todos es el mismo mensaje; el llamado es para que seamos embajadores de la justicia y de la paz, tratándonos todos como hermanos. Así como Juan Diego le hizo caso a María. Oración, trabajo y responsabilidad, es lo que se requiere. Sobre todo que nos veamos y nos tratemos como hermanos», sentenció.

¡Participa con tu opinión!