Brigadas de trabajadores reacondicionan las rampas peatonales que cruzan las vías del tren a la altura de La Alameda, sobre la avenida Gómez Morín; una infraestructura que duró años sin recibir atención, promete ahora ser un mejor y más seguro sitio para las miles de personas que día con día transitan por el lugar.