Hoy comienzan las finales de la NBA y muchas historias hay que contar para tener en cuenta la dimensión de la serie que vamos a tener para definir al campeón de la temporada 2019-2020 que se ha alargado extremadamente por la pandemia. Una de las historias más importantes es el cambio drástico que tuvieron los protagonistas de una temporada a otra, es la primera vez en la historia de las finales que los dos equipos que llegan a la final no clasificaron a los playoffs una temporada antes lo que muestra el trabajo que hicieron ambas franquicias para reconstruirse y llegar al éxito.
Comenzando con el Heat de Miami la pasada campaña fue bastante mala y meramente sirvió como gira del adiós para la estrella Dwayne Wade que tuvo su último año como profesional teniendo una marca de 39-43 que los dejó eliminados en temporada regular. Para este año el Heat decidió hacer una limpia profunda en su plantilla y traer a nuevos jugadores que le dieran oportunidad de pelear por playoffs, Andre Iguodala multicampeón con los Warriors junto con Jae Crowder arribaron a Miami seguidos por su pieza más importante en Jimmy Butler que encontró el lugar para brillar con el Heat. Estos tres jugadores más el novato Tyler Herro seleccionado en el draft se sumaron a Bam Adebayo y Goran Dragic, las dos estrellas que ya se tenían conformando un plantel muy competitivo que logró terminar la campaña con marca de 44-29 ubicándose en el quinto puesto del este para luego aplastar a sus rivales en la postemporada. Barrieron a los Pacers, pasearon a los favoritos Bucks y terminaron pronto con los Celtics que parecían ser el paso más complicado instalándose en la final.
Por su parte, los Lakers también sufrieron un cambio profundo de un año a otro. Se desprendieron de estrellas nacientes como Lonzo Ball y Brandom Ingram además de un número importante de jugadores sin contar con la baja de DeMarcus Cousins que llegaba al equipo, pero sufrió una grave lesión que le impidió jugar con Los Ángeles. El año pasado al tener un equipo joven y a LeBron James lesionado se quedaron con marca de 37-45 sin clasificar a postemporada. Este año apostaron por nombres experimentados con gran historia en la NBA tales como Dwight Howard y Danny Green, además de JaVale McGee campeón con los Warriors y Markieff Morris. Pero sin duda, su mejor contratación fue Anthony Davis que llegó para ser la dupla de LeBron e imponer condiciones.
Con una imponente marca de 52-19 se adjudicaron el primer puesto del Oeste y después ganaron todas sus series con marca de 4-1 pasando por encima de Blazers, Rockets y Nuggets llegando a la final tras diez años de ausencia. Este ha sido el camino que han recorrido ambos equipos que pasaron de la decepción a protagonizar la gran final de la NBA en tan solo una temporada; mérito a sus gerentes generales y dueños que formaron un proyecto ganador en poco tiempo y que en las siguientes semanas buscarán culminar con el campeonato.