Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las tiendas departamentales del País enfocadas en la venta de ropa, muebles, línea blanca y accesorios registraron una caída histórica en ventas de 19 por ciento en noviembre, afectación que se agrava con las nuevas medidas de confinamiento.
Se trata del peor resultado para las tiendas departamentales y reciben un último golpe con el cierre de actividades, pues ésta es la temporada de ventas más importantes, señaló José Manuel González, socio líder de la industria de Retail en KPMG México y miembro de la ANTAD.
«Es terrible para la industria, en ningún otro año se ha registrado esa cifra de decrecimiento, inclusive ni en las épocas en las que teníamos crisis tan importantes de devaluaciones se ha disminuido esto.
«El golpe final que les dieron fue este cierre de Fin de Año», abundó.
De acuerdo con cifras de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (Antad), en cuanto a las tiendas especializadas, que incluye farmacias y de conveniencia como Oxxo, la caída en noviembre fue de 8.9 por ciento real a tiendas iguales, es decir, en aquellas con más de un año de operación.
Sólo las tiendas de autoservicios a unidades iguales, que son todos los supermercados de abarrotes y comida, registraron un crecimiento real acumulado de 2.2 por ciento a noviembre.
«La afectación, sin lugar a dudas más importante, han sido las tiendas departamentales porque al no considerarse prioritarias han tenido que cerrar puertas durante muchísimo tiempo», dijo el analista.
Si bien alguna parte de las ventas se van a poder realizar por ventas en línea, habrá un volumen importante de inventarios que las tiendas no van a poder sacar.
«Ahorita a quienes más les va pegar otra vez (este cierre) van a ser las tiendas departamentales y especializadas
«Desafortunadamente, por las ventas que no se van a poder realizar por la asistencia física a las tiendas, todas las compañías se van a quedar con un volumen muy alto de inventarios que no van a poder vender a precio regular porque van a estar fuera de temporada», detalló.
En las próximas semanas, las tiendas van a tener que devolver mercancía a los productores y proveedores, u optar por rematarla, lo cual podría derivar en cierre de algunas tiendas.
«En muchos casos, todas las compañías de todos los segmentos, excepto los supermercados, han evaluado y en su momento decidido cerrar tiendas porque no han sido rentables», aseveró.