MONTERREY, NL .-Todo ocurrió en segundos.
Apenas habían subido al escenario los candidatos de Movimiento Ciudadano, encabezados por el abanderado presidencial Jorge Álvarez Máynez, para el cierre de campaña de Lorenia Canavati en San Pedro.
Cientos de simpatizantes habían acudido desde las 18:00 horas al campo de Beisbol El Obispo, en la Colonia Zona Industrial, en espera de los discursos y de la presentación musical del grupo Bronco.
Pero la alegría acabó a las 20:00 horas cuando un ventarrón sorprendió a todos los asistentes: el fuerte viento derribó la estructura del escenario, de más de 10 metros de altura, donde estaban los candidatos y provocó una tragedia.
Hasta las 00:00 horas, el saldo reportado por Protección Civil del Estado fue de 8 personas muertas y 80 lesionadas.
La ráfaga de viento hizo que la estructura metálica cayera hacia el frente, donde estaban los asistentes.
En su mayoría, las personas corrieron en estampida por el campo, sin embargo, decenas quedaron atrapadas bajo los restos del escenario.
Tras la caída, hubo un apagón que dejó en penumbras la cancha. Sólo escuchaban los gritos desesperados de los heridos y de las personas que no entendían lo que sucedía.
Entre la oscuridad, decenas de simpatizantes corrieron para buscar a sus familiares y amigos, e incluso para ayudar a mover la estructura.
Luis Herrera, uno de los asistentes, dijo que vieron el destello de un rayo acompañado de ráfagas de viento.
«Todo fue en segundos, vimos el rayo como iluminó atrás del escenario y luego el viento bien fuerte», recordó, «la estructura donde estaban Máynez y Lorenia se movía con el aire y luego se vino el agua, bien fuerte y fue cuando pasó todo».
Apenas a las 19:13 horas, la Conagua alertó por lluvias fuertes en varios estados de la República, incluyendo la zona norte de Nuevo León.
La lluvia que azotó a San Pedro, de acuerdo con los asistentes al cierre de campaña, fue de segundos.
«No duró nada la lluvia, pero eso si se vino fuertísimo. No sabemos en qué momento se hizo lodo, sino duró nada el aguacero», dijo otra asistente.
Más tarde acudieron personas que buscaban a sus familiares entre la lista de lesionados.
Antonia Alcántara, vecina de San Pedro, llegó corriendo a preguntar por una de sus hermanas sin recibir respuesta.
«Ni me dicen nada de mi hermana», exclamaba entre lágrimas la mujer, «la vine a buscar, pero no me dicen nada, ni contesta su celular. Voy a la Clínica 7 a buscarla, dicen que ahí están llevando a todos».
Elementos de la Guardia Nacional y el Ejército armaron un cerco perimetral a la entrada del parque para resguardar lo que quedó del escenario.
Más tarde, la dinámica consistió en abrir paso a las decenas de ambulancias que llegaron al sitio para brindar atención a los heridos y trasladarlos a los hospitales.
A las 22:13 horas, dos horas después de que cayó el escenario, unidades de la Fiscalía y del Servicio Médico Forense entraron al campo a recoger los cuerpos de tres personas fallecidas.
No hubo fiesta, sólo tragedia.