Ruth Salazar
Agencia Reforma

SAN LUIS POTOSÍ, SLP.- A pesar de que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) prometió hacer una entrega urgente de medicamentos oncológicos al Hospital Central Dr. Ignacio Morones Prieto, sólo han recibido ocho de los 25 que necesitan con urgencia.

Hace dos semanas, el director del Insabi, Juan Antonio Ferrer, se comprometió en una reunión con el Gobernador Juan Manuel Carreras al envío inmediato para atender la demanda urgente del hospital que atiende a 120 niños con cáncer.

Incluso, envió a las autoridades de Salud estatal y al Insabi una lista de claves de medicamentos disponibles; sin embargo, aunque recibieron fármacos e insumos, no son suficientes para paliar un desabasto que lleva meses.

“De lo que pedimos no llegó casi nada”, aseguró el jefe de la División de Paramédicos del nosocomio, Vinicio González Rubio, quién tiene bajo su jurisdicción la farmacia del hospital.

Para el tratamiento del cáncer de mama se solicitaron 750 dosis de Trastuzumab, para tener una existencia para seis meses, pero sólo recibieron 77, es decir para poco más de 15 días.

La vincristina, un fármaco que se usa en combinación con otros para las quimioterapias de cáncer infantil, se solicitaron mil 200 dosis para un semestre, pero sólo recibieron 280, el 30 de junio.

Y entre los 17 faltantes está Filgrastim, para estimular la producción de los glóbulos blancos después de las quimioterapias y del cual requieren mil 600 dosis, pero no han recibido ninguna.

El 9 de abril, se suscribió un acuerdo entre el Gobierno estatal y el Insabi, con la finalidad de que el Hospital Central ofreciera servicios gratuitos de salud, medicamentos y demás insumos asociados para las personas sin seguridad social, sin embargo, desde entonces la escasez de insumos se ha vuelto una constante.

El próximo lunes, autoridades del Insabi visitarán San Luis Potosí con la finalidad de definir la liberación aproximada de 2.8 millones de pesos para la compra de los 17 medicamentos faltantes para cubrir la demanda de un mes por parte de las autoridades de salud estatales en conjunto con el Hospital Central.