Jorge Marrón / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En los últimos cinco meses, Maribel ‘Pantera’ Ramírez ha recibido más golpes fuera del cuadrilátero que arriba de él.
La desdicha comenzó al postergarse tres veces su segunda defensa del Campeonato Mundial Supermosca de la AMB, la muerte de su padre, el 21 de abril, y el nulo apoyo económico que le prometieron en la Alcaldía Gustavo A. Madero, a la cual representa.
La pandemia por coronavirus provocó que se volviera a postergar el pleito ante la chilena Daniela Asenjo, que originalmente sería en diciembre, pero se cambió de fecha para el 18 de abril y después para el 29 de mayo. Ahora, el combate se dará en septiembre en el país sudamericano.
Todo esto, más el encierro por la cuarentena, la incertidumbre de no saber qué pasará con su carrera y el desafortunado deceso de su progenitor la tienen muy golpeada.
“El destino me ha golpeado, pero hay que seguir adelante y con permiso de Dios hay que echarle ganas, que me dé salud y darle para arriba”, comentó.
Ante el estrés, La Pantera decidió, junto a su mánager Ale Mendoza, salir ayer a entrenar un poco al camellón de Eduardo Molina.
“Vine a moverme un poco, pero lo hago con las medidas necesarias”.

ASÍ LO DIJO
“Tenía mi ahorro y de ahí he sobrevivido. El Alcalde Francisco Chíguil de Gustavo A. Madero me prometió una beca, pero no me han dicho nada”.
Maribel ‘Pantera’ Ramírez, Pugilista