Ante el proceso electoral que se vivirá el año entrante, es indispensable que los partidos políticos que se encuentran en “terapia intensiva”, porque no esperan los resultados de los recientes comicios, están obligados a reestructurarse, destacó Humberto Martínez Guerra.
“La ciudadanía los castigó cansada de la estéril lucha contra la delincuencia, el narcotráfico, la corrupción, contra la pobreza. Ahora están obligados a ser un real contrapeso, deben renovarse los liderazgos, con gente capaz y en forma transparente, no con arreglos en lo obscurito; en los procesos de depuración interna, deben dejar que lleguen elementos idóneos para la dirigencia, no los más mañosos”.
Asimismo, comentó que los partidos deben hacer un serio ejercicio de reflexión, tener más cercanía con la sociedad, con las cámaras empresariales, los colegios de profesionistas y las organizaciones civiles.
En el caso del partido que avasalló, debe estar conciente del compromiso adquirido y cumplir con las promesas hechas en campaña, de lo contrario, se irá del poder tan rápido como llegó.
Insistió en la importancia de que en los Congresos se dé un verdadero contrapeso, es fundamental que se hagan los señalamientos pertinentes y oportunos cuando el desempeño no sea el adecuado.
“Son muy grandes las expectativas de la población, pero hay que esperar los primeros meses del nuevo gobierno para que los ciudadanos puedan constatar si es el cambio que esperaban; por ahora, es prematuro especular”, repuso.
Finalmente, dijo que los partidos perdedores son los que no deben dejar que pase más tiempo para reconstruirse y seguir e la lucha por la democracia.