René Urrutia De La Vega

¿Crees que como ciudadano no puedes hacer nada para mejorar la seguridad en que vivimos? ¿Eres de las personas que están esperando que la seguridad mejore sólo por las acciones del Gobierno? ¿Siempre criticas las malas estrategias y los malos resultados en materia de seguridad?

Te tengo noticias: la seguridad también la hacemos los ciudadanos, más aún, somos los ciudadanos los que realmente determinamos las condiciones de seguridad en que vivimos porque el origen de todo lo que estamos viviendo está en nosotros, en la ciudadanía y en la sociedad, dos conceptos extraordinariamente importantes sobre los que debemos reflexionar. Ciudadanía y sociedad también son instituciones de nuestro mundo que debemos tener muy en cuenta y mejorar sustancialmente.

¿De qué forma participamos los ciudadanos en la seguridad? La pregunta tiene varias respuestas, por no decir que muchas. Participamos educando, ahí tenemos una gran responsabilidad, educamos desde las etapas primarias de la vida y nunca dejamos de hacerlo, el problema es que cuando hablamos de educación, la mayoría de las ocasiones pensamos, equivocadamente, que sólo le corresponde al Gobierno, craso error.

Participamos cumpliendo, sí, simple y sencillamente cumpliendo las normas, todas ellas, las normas en casa, las normas en comunidad, la norma jurídica (las leyes), la norma moral y ética, todo en nuestra vida es cumplir una norma y hacerlo no es sinónimo de desventaja ni es una carga negativa, cumpliendo las normas viviríamos más felices y podríamos generar mejores condiciones de desarrollo y también de seguridad, debemos participar en la generación de una Cultura de Cumplimiento de la Norma.

Participamos exigiendo, hay múltiples formas pacíficas, eficaces, educadas y enfocadas de exigir, no sólo a nuestros gobiernos, exigir también a nuestros conciudadanos el cumplimiento de la norma, pero para exigir hay que tener legitimidad, no puedo exigir que los demás cumplan si no lo hago yo también, eso podría ser el principio de una cadena de acciones virtuosas de cumplimiento de la norma.

Participamos al denunciar, no podemos seguirnos quejando de que las cosas van tan mal, cuando no somos capaces de “perder” una parte de nuestro tiempo denunciando lo que está mal, aun cuando la autoridad no cumpla cabalmente su obligación de atendernos, eso también deberíamos denunciarlo en lugar de dar media vuelta y desistir, rendirse y dejar que todo siga igual, a fin de cuentas eso es más fácil. Denunciar no sólo cuando algo me afecta, hay que denunciar lo que afecta a otros cuando nos damos cuenta, si no encuentras los cauces, búscalos o créalos, pero no te conviertas en parte del problema y, claro, se requiere valor, pero para ello también se puede hacer comunidad, eso es ciudadanía, si tienes miedo de denunciar, denuncia en comunidad y aporta información valiosa, luego exige resultados.

Participamos también con algo extraordinariamente importante y tan sencillo, que muy a menudo fallamos en ello, es una forma básica de participación ciudadana: hacer bien las cosas, sí, así de obvio, lo que hagas, hazlo bien, no tienes idea lo que contribuyes con eso a que haya cada vez una mejor seguridad ciudadana, lo dejo ahí para la reflexión.

Participamos respetando, tolerando y amando, la práctica de estos valores, el ejemplo diario en cada uno de ellos en las relaciones con el prójimo es contribuir de manera significativa a tener una mejor sociedad y ciudadanía; no podemos olvidar, no podemos seguir ignorando que la sociedad más segura no es la que tiene a la mejor policía, sino la que tiene a los mejores ciudadanos, piensa en ello todos los días y vive en consecuencia.

Nuestros gobernantes y nuestros policías son personas, ciudadanos miembros de la misma sociedad en la que tú y yo vivimos, son el producto de nuestra educación y formación, somos todos nosotros.

Déjame hacer dos aclaraciones para terminar: 1. No esperes resultados inmediatos, mágicos, eso no existe y, 2. No quiere decir que las autoridades no deban cumplir con sus responsabilidades en cada una de sus funciones que tienen a cargo, pero sí significa que cada uno de nosotros debe asumir su propia responsabilidad en una problemática tan importante y además trascendente, se trata de empezar por nosotros mismos y, créeme, eso sí puede transformar.

rurrutiav@urrutiaconsulting.com