Una pareja que fue detenida en el mes de febrero del 2023 cuando transportaba en un taxi más de dos kilos de metanfetamina, ya fue sentenciada por una jueza de Control y Juicio Oral Penal del Centro de Justicia Federal con sede en Aguascalientes, al ser encontrada culpable de varios delitos federales.
Se trata de quienes fueron identificados como Ricardo V., de 38 años y Yesenia L., de 23 años.
El agente del Ministerio Público Federal adscrito a la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, aportó dentro de la carpeta de investigación las pruebas suficientes para que se dictara sentencia condenatoria en contra de la pareja.
De esta forma, se informó que Ricardo V. fue sentenciado a 7 años y 3 meses de prisión, así como al pago de una multa de 126 Unidades de Medida y Actualización (UMA), mientras que Yesenia L. recibió una condena de 4 años y 2 meses de prisión, así como una multa de 84 Unidades de Medida y Actualización (UMA).
Lo anterior al ser encontrados culpables de un delito contra la salud, en la modalidad de posesión de metanfetamina, cocaína y marihuana, con fines de comercio en la variante de venta; así como por la portación de arma de fuego y posesión de cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.
De acuerdo a la carpeta de investigación, Ricardo V. y Yesenia L. fueron detenidos por policías preventivos de Aguascalientes en el mes de febrero del año 2023, al interceptarlos sobre la avenida Convención Norte y casi cruce con la calle Libertad, en el fraccionamiento Circunvalación Norte, cuando viajaban en un taxi marca Nissan Tsuru, color rojo.
Al momento de ser sometidos, a Ricardo le encontraron una pistola tipo escuadra y 28 cartuchos útiles; mientras que en el interior del vehículo de alquiler fueron aseguradas unas bolsas que contenían 2 kilos con 331 gramos de metanfetamina; 19 gramos de cocaína y 930 gramos de marihuana.
Cabe destacar que, durante las pruebas de balística realizadas en la Dirección de Investigación Pericial de la FGE, se descubrió que la pistola que portaba Ricardo, fue utilizada en dos ejecuciones, entre ellas la de una mujer que fue asesinada en su domicilio ubicado en el poblado de Marlborito, a un costado del CERESO para Varones “Aguascalientes”.