Karla Omaña
Agencia Reforma

La refinería de Salamanca está prácticamente fuera de operación debido a problemas con sus plantas reformadoras y a la falta del químico MTBE.
Se prevé que reanude su producción de gasolina y petrolíferos hasta el 9 de febrero, de acuerdo con fuentes del área de producción consultadas por REFORMA.
El personal de la refinería recibió esta notificación el miércoles por la mañana, durante las reuniones de trabajo realizadas en los respectivos inicios de jornada de cada área del complejo.
De acuerdo con la fuentes, la mayor parte de las plantas de la refinería Antonio M. Amor se encuentran recirculando el producto y otras están en reparación, mientras que las que continúan en operación no están produciendo ningún tipo de combustible.
Incluso hubo algunos sectores del complejo que se quedaron sin luz, por lo que la situación se agravó.
Además, según señalaron, la refinería aún carece del químico MTBE, indispensable para terminar con el proceso de refinación de los combustibles, y no se sabe aun cuándo llegará.
Las primera unidades de producción de esta refinería entraron en operación en 1950. Dicho complejo cuenta con 27 plantas energéticas, 9 de lubricantes, 7 ecológicas, y 3 petroquímicas.
De acuerdo con datos de la Secretaría de Energía (Sener), a noviembre del año pasado la refinería tuvo una producción de 79 mil 405 barriles diarios de petrolíferos, lo cual representa 15 por ciento de la producción de las seis refinerías.
Únicamente de producción de gasolinas, la refinería registró 23 mil 656 barriles diarios, por lo que representó 13 por ciento del total de combustible que se produce en el País, que fue de 177 mil 659 barriles diarios a noviembre del año pasado.
Cuando opera, Salamanca es parte de la oferta de gasolina que se envía a Guadalajara, Guanajuato, Durango, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Zacatecas, Aguascalientes y San Luis Potosí.