En lo que va del año, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proespa) ha aplicado 1,843 multas a personas física o morales por incurrir en acciones de contaminación, violando la legislación ambiental vigente; las multas van de cinco a 20 mil UMAs, es decir, de 434 pesos a 1.7 millones de pesos.

En promedio cada sanción equivale a seis UMAs, que significan 542 pesos, en el entendido de que cada Unidad de Medida y Actualización vale 86.88 pesos.

El total de sanciones representan casi un millón de pesos.

Aquí el desglose: 1,777 multas por contaminación a la atmósfera, de las cuales 1,764 corresponden a vehículos que no pasaron la verificación vehicular, y el resto a gases fugitivos, polvos, ladrilleras con quema de materiales prohibidos; se incluye sólo una infracción por ruido.

Once por maltrato de animales domésticos; dos por descargas industriales y pecuarias; once por afectaciones al suelo, referentes a basura doméstica e industrial, derrame de líquidos y presencia de residuos peligrosos.

Asimismo, 40 de impacto ambiental y dos aplicadas a centros de verificación, por fallas en su funcionamiento.

La Proespa está obligada a informar a la Secretaría de Finanzas de cada sanción económica que aplica, y los infractores deben acudir a la Tesorería a pagar el monto que corresponde a la sanción aplicada; de hacer caso omiso, la SEFI procederá al apercibimiento y en su caso al embargo.