Antonio Baranda
Agencia Reforma

El Presidente Andrés Manuel López Obrador agradeció a quienes levantaron una estatua suya en Atlacomulco, cuna del priismo mexiquense, reiteró estar en contra del culto a la personalidad y resaltó que tiene al pueblo de su lado.

La madrugada del sábado, la escultura de López Obrador, inaugurada apenas el miércoles pasado, fue encontrada sin pies ni cabeza, tirada en el pasto del camellón donde había sido develada por el Alcalde morenista Roberto Téllez Monroy.

«Un mensaje a los habitantes de Atlacomulco, del Estado de México, a los que se organizaron e hicieron una estatua de mi persona, decirles que los quiero mucho porque les agradezco mucho su iniciativa, que son mis amigos del alma, como millones de mexicanos, que nos queremos mucho y amor con amor de paga, pero que tomen en cuenta de que yo he expresado que no quiero que pongan a calles, a parques, a bibliotecas, a escuelas, mi nombre, ni quiero tampoco que me levanten ninguna estatua, no quiero nada de eso, lo he expresado varias veces».

«Si ellos me hubiesen preguntado, seguramente los hubiese yo convencido, como no me consultaron ellos mandaron a hacer esta estatua que derribaron, los que lo hayan hecho es secundario, lo importante es decirles que no se sientan mal, que les agradezco mucho sus buenas intenciones, pero que también me hagan caso».

En conferencia desde Palacio Nacional, el Mandatario federal aseguró que el pueblo es leal y agradecido.

«Dejemos a la gente sin necesidad de que se pongan estatuas o que las calles o las escuelas lleven mi nombre, que la gente tenga su criterio sobre lo que ha representado y seguirá representando mi Gobierno».

«Tenerle confianza al pueblo, una de las cosas que siempre enfrento es la creencia que el pueblo es malagradecido, los políticos corruptos dicen ‘para qué agradeces al pueblo si son malagradecidos’, y eso no es cierto, puede pasar arriba, con los potentados, pero el pueblo es muy leal, arriba pueden actuar, como se decía antes de manera coloquial, como chaqueteros, porque se quitaban y se ponían la chaqueta de moda, la que les convenía, es muera el rey viva el rey, así por interés, en los pobres no, en los pobres casi es amor eterno».

Los pobres, aseguró López Obrador, fueron quienes lo sacaron adelante en las elecciones intermedias.

¡Participa con tu opinión!