Ante las circunstancias actuales de la sana distancia y la protección de la salud, acudir físicamente a una sucursal bancaria para realizar trámites de servicios o productos es más complicado. Sin embargo, aparece un nuevo modelo denominado Fintech, que es una institución financiera que ofrece los mismos servicios a través del uso de la tecnología, informó el titular de la unidad de atención de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.
Actualmente sólo existe una Institución de Tecnología Financiera autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, su nombre es NVIO Pagos México, S.A.P.I de C.V. y es un fondo de pago electrónico. Se estima que entre agosto y septiembre habrá más de 40 instituciones aprobadas; no obstante, se debe esperar a que empiecen a operar en el mercado.
Estas nuevas instituciones financieras buscan ofrecer sus servicios mediante plataformas digitales como páginas web, aplicaciones móviles y redes sociales, lo que significa que se puede tener acceso de manera eficiente, ágil y cómoda. Sin embargo, también implica mayor precaución a la hora de contratar y de hacer un ejercicio de comparación y exploración de opciones.
Antes de optar por determinado producto se debe analizar que la información sea clara y suficiente, que muestren las condiciones y las comisiones. Es importante saber que actualmente se encuentran reguladas en nuestro país dos tipos de Fintech.
El primero es el Financiamiento Colectivo (Crowdfunding), y es aquél por el cual distintas personas contribuyen con pequeñas o grandes aportaciones para financiar algún proyecto. Una Institución de Financiamiento Colectivo (IFC) es aquella que a través de una plataforma pone en contacto a inversionistas con solicitantes y pueden realizar las siguientes operaciones: financiamiento colectivo de deuda, de capital, de copropiedad o regalías.
El segundo tipo de Fintech son las instituciones de Fondo de Pago Electrónico (Wallets o Monederos Electrónicos), las cuales pueden utilizarse para realizar compras, pagos, envíos de dinero de manera digital a diversos destinatarios y realizar domiciliaciones de servicios como telefonía, luz, agua, entre otros.
Por último, Ignacio Villanueva Chávez aclaró que este nuevo modelo no habla exclusivamente de dinero electrónico, ya que las Instituciones de Fondo de Pago Electrónico pueden operar con moneda nacional (pesos), moneda extranjera (dólares, euros, etc.) y activos virtuales (bitcoins, litecoin, etc.)