Advierte el Colegio de Economistas de Aguascalientes que para lo que resta del año continuará alta la inflación y se prevé una baja hasta el 2023, además de que se mantendrá un ritmo bajo en el crecimiento de la economía del país, lo cual no se espera que afecte tanto a la tasa de desempleo, pero es urgente reactivar la inversión, destacó su presidente José Gil Gordillo Mendoza.
En conferencia de prensa, el especialista dio a conocer los resultados de la Encuesta de Expectativas de Especialistas del Sector Privado del Banco de México, la cual advierte de cambios en la expectativa de la economía de mayo a junio y hay varios indicadores macroeconómicos que comienzan a estancarse, uno de ellos es el de la Confianza del Consumidor que no se ha recuperado.
Enfatizó que la expectativas de la inflación, es que llegue al final del año al 7.5% y se espera que hasta mediados de 2023, se ubique en menos del 5% de forma anualizada. “Ese es un tema no muy alentador, ya que no hay una expectativa de que en este segundo semestre baje la inflación tanto como se esperaba”.
Dijo que el otro tema es el de la tasa de referencia del Banco de México que ha subido diversos puntos y la expectativa es que casi llegue a estar muy cerca de 9.5% al finalizar el año. En materia de crecimiento económico del Producto Interno Bruto al término del año, indicó que, estiman que se estacione en 1.7%.
En materia del empleo, señaló que no se espera que baje, sino que se mantenga en el mismo promedio nacional en 3.8%, además de que no se prevé que el país entre en una recesión, aunque lo preocupante es que de los encuestados, el 70% señala que no es buen momento para invertir. De ahí que las autoridades deberán ser hábiles para buscar la manera en revertir esto, mediante la reactivación de la banca de desarrollo y con la oferta de más créditos para las empresas.
Ante este escenario complejo, José Gil Gordillo recomendó a la población en general, cambiar sus hábitos de consumo, al sustituir por productos más económicos que ayuden a proteger la economía familiar; en cuanto a los aumentos en las tasas de interés, es dejar de consumir productos que no sean de necesidad primordial con la tarjeta de crédito y no usarla para cosas cotidianas; tratar de buscar productos que tengan un menor costo y en la medida de lo posible, ahorrar para las familias.