La pandemia ha aumentado los trastornos emocionales de las personas quienes presentan desde ansiedad, depresiones, descontrol en los hábitos del sueño, irritabilidad y hasta conductas suicidas, reconoció el presidente de la Unión Nacional de Organizaciones Sociales para la Prevención del Suicidio (UNO-SOS), Nefy Jacob Campos.

Afirmó que el brote epidemiológico por el COVID-19 ha traído modificaciones también en la parte emocional, de ahí que la salud mental ha visto alteradas las estadísticas que regularmente se presentaban. En tal sentido, dijo que a nivel nacional y en Aguascalientes los casos de personas con algún tipo de padecimiento emocional o trastorno aumentaron entre un 30 a un 40%.

Por lo anterior, dijo que las diferentes organizaciones sociales, así como la mayoría de los psicólogos que forman parte de algún cuerpo colegiado, asociación o institución pública, dedicados a atender esta problemática, han tenido que adoptar el uso de las nuevas tecnologías en línea para poder atender a las personas a distancia.

Asimismo, reconoció que el tema del suicidio también ha acrecentado los casos durante la pandemia y en Aguascalientes tienen un registro de alrededor de 90 sucesos, por lo que aún y con la contingencia han tratado de seguir atendiendo los casos de emergencia con las medidas de salud necesarias, haciendo intervenciones en crisis, mediante una contención emocional y ayudando con la parte médica para que se les medique y tenerlos en monitoreo en sus casas.

Adicionalmente, comentó que su organización también busca atender a los familiares de víctimas de COVID, luego de que en la entidad se tienen registrados más de 160 decesos y cuyas familias viven un duelo similar al de una persona que se suicida ante la imposibilidad de no poder despedirse y la culpa de pensar que algunos familiares pudieran propagar el virus. “El llamado sería que busquen también ayuda, nos estamos especializando en línea para poder atender a grupos familiares mediante plataformas e interactuar con ellos al mismo tiempo”.