Golpea el desempleo principalmente a la gente menos preparada ante la crisis económica por la contingencia, señaló el asesor financiero, Gerardo Sánchez Herrera.
El especialista comentó que de acuerdo a datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, de marzo al 30 de junio pasado, el 84% de los empleos que se han perdido en el país corresponden a gente que obtenían de 1 a 2 salarios mínimos, es decir de 3 mil a 7 mil pesos, y ha afectado a 942 mil personas, seguido del rango de 3 a 8 salarios mínimos donde se perdieron 125 mil empleos y los menos afectados fueron los de 9 salarios y más, que ganaba de 1,110 pesos al día para arriba, ya que solamente perdieron su empleo 44 mil trabajadores formales.
Esto significa que esta crisis por la pandemia pegó más fuerte a la base de la pirámide, a la gente que gana menos y representa al 84% de la pérdida del millón 100 mil empleos”.
Apuntó que los sectores más afectados han sido el de la construcción, con casi 300 mil empleos a nivel nacional, seguido del sector de los restaurantes con gente que fungía como meseros, ayudantes de cocina o lavalozas, las personas que atendían los comercios y que han cerrado sus cortinas de forma definitiva.
Detalló que en el caso de Aguascalientes se han perdido 22 mil empleos formales hasta junio pasado, donde el 80% de estos, que son 16 mil 500 personas era de gente que ganaba de 1 a 2 salarios mínimos y corresponden a los mismos sectores: construcción, restaurantes, hotelero y comercio, que ya no abrieron.
Enfatizó que aunque hubo algunos negocios que reabrieron con la ‘nueva normalidad’, al ver la cruda realidad de que no hay ventas, mejor han ido cerrado, aunado al riesgo de que pueda cambiar el semáforo epidemiológico de naranja a rojo, en caso de no frenarse la cadena de contagios por el COVID-19. “Si Aguascalientes se vuelve a poner en rojo, varias ramas del sector automotriz tendrían que cerrar, entonces estamos en la volatilidad y en la incertidumbre, es la realidad porque tendrían que cerrar nuevamente balnearios, gimnasios, cines y bares y a lo mejor muchos ya no les convendría volver a abrir”.