La violencia hacia las mujeres y los feminicidios han despuntado en Aguascalientes a raíz de la pandemia, debido a que en México se vienen arrastrando conductas abiertamente machistas, lo que polariza a dos tipos de ciudadanía, así lo estableció la presidenta de la Asociación Iberoamericana para el Desarrollo de la Igualdad de Género, Mabel Haro Peralta.
Afirmó que, si bien Aguascalientes ha tenido grandes avances, no obstante, le sigue rebasando la violencia hacia las mujeres, al ser una realidad constante, luego de que desde el año pasado con el escenario de la pandemia ésta se ha recrudecido, por lo que lamentablemente han aumentado los feminicidios y las cifras de violencia intrafamiliar y quienes más sufren son las mujeres y las niñas, siendo éste el escenario lamentable que se tiene para este 8 de marzo.
Apuntó que todas las organizaciones de la sociedad civil e instituciones encargadas han tenido un aumento de llamadas y en el caso de su Asociación han atendido a varias personas, a quienes han acompañado o les han preguntado cómo empezar a denunciar y qué medidas tomar.
Estableció que en el país y particularmente en Aguascalientes persisten las conductas abiertamente machistas, con una sociedad que continúa creyendo en que hay 2 tipos de ciudadanía: una para el resto de la población y otra para las mujeres que a quienes colocan en ciertos espacios de segunda categoría lo cual es lamentable porque permite que este tipo de conductas se sigan normalizando, legitimando y promoviendo desde diferentes espacios”.
Por ello, hizo un atento llamado al Centro de Justicia y a la Fiscalía General del Estado para que mejoren su forma de atención a las mujeres ante la obstrucción que de pronto sea da en el acceso a la justicia, a fin de que disminuya la violencia hacia ellas. “Nosotras continuaremos trabajando por construir igualdad en Aguascalientes y que las personas tengan confianza. Cuando las mujeres avanzan, se desarrolla el resto de la sociedad, no vamos solas, vamos acompañadas de nuestros hijos, de nuestras hijas, nuestras parejas y de nuestras familias. Si nosotras somos libres habrá una sociedad mucho más justa y mucho más desarrollada en todos los aspectos”.