La experiencia nada agradable que ha dejado la pandemia por COVID-19 ha abierto otras expectativas para mejorar la calidad de vida en cada casa y en cada colonia, particularmente en aquellas de interés social, en donde se debe promover inclusive más la convivencia social, pero por medio de dotarles de espacios adecuados, inclusive en la vía pública, consideró el director del Instituto de Vivienda Social y Ordenamiento de la Propiedad, Francisco Javier Rodríguez Anaya.

Expresó que la vivienda debe ser vista de manera integral, “no sólo que sean techos y muros, pues es el lugar donde la gente hace su vida”, a lo que tendrá que agregarse la colonia, de ahí que en medio de la pandemia, deberían ser revisados los programas de vivienda y que éstos pudieran ir enfocados a la generación de convivencia e integración social.

Y es que se ha visto cómo en varios de los fraccionamientos de interés social, entre ellos algunos administrados por el IVSOP, es de lo que se carece, y esa apatía y separación social, ha generado inclusive conflictos vecinales y el no respeto de los espacios compartidos, como pudieran ser estacionamientos y áreas verdes, pues “en lugar de ser áreas comunes, pareciera que propician la polarización de las zonas habitacionales”.

Ante esto, es que el IVSOP ha tenido que intervenir con algunas acciones para que haya orden, por lo que las pláticas con los vecinos se llevan a cabo y generarles consciencia de la importancia de que haya buena vecindad, no sólo por la tranquilidad que esto genera, sino porque a partir de allí también mejoran los aspectos de seguridad y desarrollo social, e incluso la imagen de la zona habitada.

Comentó que resulta llamativo saber que varios de los desarrollos de interés social, entre ellos algunos administrados por el IVSOP, también “son los que se llevan las primeras notas rojas, por ejemplo Villas de Nuestra Señora de la Asunción, Valle de los Cactus, y otras más, en donde hace falta trabajar en la parte de la integración de la familia”.

El caso es que los actos de violencia familiar, de robos entre vecinos, no sólo es reflejo de la inestabilidad social y del poco respeto, “creo que en la parte de la vivienda, debemos trabajar en esa formación de las personas, en valores, integridad social, para que de alguna manera dentro del respeto y la convivencia social, esas personas vayan saliendo adelante”.