Raúl Olmos/ESPECIAL MCCI
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- ICA Fluor y Techint, dos de las actuales constructoras de la refinería de Dos Bocas, también aportaron a los sobornos que la firma Odebrecht reconoció que pagó en México para conseguir obras públicas.
Marcelo Odebrecht, el máximo directivo de la compañía brasileña, las enlistó como parte de sus socios en México que necesariamente debían aportar a los pagos ilícitos, según consta en la declaración ministerial que hizo el 16 de mayo de 2017 ante funcionarios de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), la cual fue integrada al expediente vigente de la Fiscalía.
En el interrogatorio, Marcelo Odebrecht explicó que la empresa brasileña buscaba socios locales en cada país y que los pagos ilícitos los compartían esos socios.
En el caso de México, mencionó que ICA había sido un socio frecuente, lo que condujo a uno de los asistentes al interrogatorio a preguntarle:
«¿Puedo concluir de eso que, probablemente, hay pagos, también, por parte de ICA y otras empresas consorciadas?
– Yo diría lo siguiente: si hubo pagos relativos a proyectos, con toda seguridad, respondió Marcelo.
– ¿Por parte de Odebrecht?, insistió el interrogador.
– Por parte nuestra, con toda seguridad; en la misma proporción hubo por parte de los socios. Vea bien, es con toda seguridad, enfatizó Marcelo Odebrecht.
ICA y Odebrecht se habían asociado desde octubre de 2012 para construir el complejo petroquímico de Etileno XXI, al sur del estado de Veracruz.
Luego, en 2014, ambas empresas participaron en las obras de la reconfiguración de la refinería de Tula y el mismo año crearon una alianza para ejecutar un contrato en la refinería de Salamanca.
Aunque la única obra que el ex director de Odebrecht en México, Luis Weyll, ha confesado que se obtuvo mediante sobornos, fue en Tula, en la cual según el propio Marcelo también participó ICA.
Para la obra denominada «Acondicionamiento de sitio para el proyecto de aprovechamiento de residuales» en Tula, Weyll ha confesado que pagó 6 millones de dólares entre 2013 y 2014 a Emilio Lozoya, en aquel entonces director de Pemex.
«Cualquier pago que hubo, el socio que usted tiene en el proyecto, asume proporcionalmente», dijo Marcelo en su declaración ante funcionarios de la extinta PGR, hoy Fiscalía General de la República.
Esos pagos -dijo- no fueron reportados por Odebrecht a las autoridades de justicia brasileña. «Porque, muchas veces, cada parte era responsable por su pago».
– ¿Y quiénes son los socios (en México)? -preguntó uno de los interrogadores.
– Allá en México, la gente trabajaba la mayor parte de las veces con ICA, ICA Fluor, Techint. Eran nuestros tres mayores socios allá.
– ¿Tuvo algún contacto con la dirección, la presidencia de esas empresas, y conversó al respecto de ese asunto específico?, le preguntaron.
– No. No. ¡Nunca! Con Techint yo nunca tuve, y con ICA tenía una relación personal complicada. Entonces el personal local allá era el que conversaba. Porque había peleas antiguas desde la época de mi padre, y nosotros siempre tuvimos una relación a nivel de accionista complicada, así que los ejecutivos se entendían.
«En la práctica, cuando usted tiene un proyecto, si usted va a hacer cualquier tipo de pago relativo a un proyecto, eso es hecho de común acuerdo con el socio», apuntó.
Explicó que Odebrecht cubría los sobornos desde su oficina de operaciones estructuradas, mientras que «cada socio hacía su parte de los pagos».

El socio local
Odebrecht siempre trabajó en consorcio en México, aclaró Marcelo; es decir, se asociaba con otras empresas para ejecutar las obras porque quien tenía el conocimiento del mercado y los contactos era el socio local.
«En general fuera de Brasil el liderazgo era del socio local. Aquí, en Brasil, la relación principal con los políticos era nuestra. Si usted va a México, la relación principal con los políticos es con los mexicanos».
Los pagos ilícitos se dividían con los socios como una forma de compartir el riesgo, declaró Marcelo Odebrecht a los funcionarios de la ex PGR que asistieron al interrogatorio en Brasil.
«Si usted tenía un proyecto, cualquier tipo de pago era compartido con el socio», dijo el ex directivo de la compañía brasileña.
En el interrogatorio también habló de Etileno XXI, en la que Odebrecht, a través de su filial petroquímica Braskem, se asoció con la empresa mexicana Idesa.
«Mi mayor implicación con México se da por medio de este proyecto, porque fue una inversión relevante, creo que llegó a 4 mil millones de dólares», mencionó Marcelo.
«El primer Presidente de México que venimos a conocer fue Felipe Calderón, en relación a este proyecto que fue de ganancia. Etileno XXI, que fue ganancia, que fue de Veracruz, que fue la mayor inversión privada del Gobierno de Felipe Calderón», declaró.

ASÍ LO DIJO
«Como actuábamos en sociedad, todos los pagos que hubo fueron también hechos por los socios».
Marcelo Odebrecht.