El líder local de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), Jesús Enrique Ramírez Pérez, señala que las reformas a la Ley General del Trabajo, que obligan a los patrones a pagar luz e internet de los empleados que laboren en la modalidad ‘home office’, son una medida ‘justa y acertada’; apuntó que esto representa un avance importante, ya que México es un país que se había visto rezagado en esta modalidad, a comparación de otras naciones.
Sostuvo que la pandemia ha dado la oportunidad de que se evolucione para que se pueda laborar desde casa, sin embargo lamentó que la clase obrera difícilmente se vería beneficiada, toda vez que quienes forman parte de esta modalidad de trabajo son en su mayoría trabajadores de confianza; por el contrario, los obreros se ven obligados a acudir a sus centros de trabajo y cumplir todos los esquemas sanitarios, dado que el ‘home office’ no es una opción para todos los sectores.