El director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios, hizo un llamado a los usuarios de tarjetas de crédito para que extremen sus precauciones en el uso de esta herramienta financiera, la cual debe ser empleada únicamente para emergencias o para la adquisición de un bien que se reevalúa en el tiempo.

Hoy en día, menos del 10 por ciento de los individuos que tienen tarjetas de crédito en Aguascalientes son “totaleros”; es decir, que pagan puntualmente sus saldos mensuales que no les generan una tasa de interés adicional, y eso es una buena forma de utilizar este instrumento financiero.

Esto significa que el 90 por ciento de las personas paga el saldo mínimo, lo que es un comportamiento financiero pésimo, porque sólo afecta su economía personal y familiar.

Alberto Aldape Barrios recalcó que las instituciones bancarias se encuentran realmente preocupadas por el crecimiento de la cartera vencida en el último año, sobre todo en el crédito al consumo. Sin embargo, advirtió que los tarjetahabientes suelen usar sus plásticos para comprar cosas que se deprecian rápidamente, tales como las compras del supermercado, ya sean éstas semanales, quincenales o mensuales, de modo que, si no se pagan de modo oportuno, cada fecha de vencimiento se convierte en una despensa muy costosa.

Es crucial que los usuarios de tarjetas de crédito comprendan que este recurso no es dinero adicional, es sólo una oportunidad para tener crédito durante 20 días adicionales a los 30 que forma un mes, pero la gente debe organizarse para no hacer compras fuera de su presupuesto.

Algunas personas suelen pagar un poco más del saldo mínimo, pero no alcanzan a cubrir el 100 por ciento de sus deudas; entonces, se causa un interés sobre el total del crédito, no sobre el saldo que queda pendiente, y ésta es una realidad que deben conocer los usuarios sobre las tarjetas que les ofrecen las instituciones bancarias, advirtió.

Finalmente, mencionó que las tasas de interés en tarjetas de crédito oscilan de un 42 por ciento hasta más de un cien por ciento, sobre todo si se habla de los plásticos relacionados con las casas comerciales.