Omar Alejandro Lozano Mendoza 
Agencia Reforma

CDMX.- Luego de atropellar a unas 30 personas, entre ellas niños pequeños y adultos mayores, un hombre fue linchado por vecinos de San Martín Cuautlalpan, en Chalco. Sus dos acompañantes resultaron gravemente heridos.
Cerca de las 22:45 horas del jueves, tres jóvenes, uno de 20 y dos de 19 años, circulaban presuntamente alcoholizados en una pick up Ford, color negro, sobre Avenida Nacional Poniente.
Al cruce con General Vicente Guerrero, se toparon con una peregrinación de unas 50 personas, que caminaban hacia la Parroquia de San Martín Obispo, provenientes del poblado vecino San Gregorio Cuatzingo.
El conductor de la camioneta no vio la peregrinación, aparentemente por la escasa iluminación y el estado etílico en el que manejaba, y embistió a los peatones.
Tras el accidente, varios peregrinos resultaron heridos con golpes y fracturas.
En el lugar se solicitaron servicios de emergencia y, en minutos, arribaron ambulancias de la Cruz Roja estatal, de Protección Civil de Chalco y de otras instituciones.
Al menos 20 de los lesionados, 7 de ellos menores de edad, de entre 3 y 15 años, fueron trasladados al Hospital de Chalco.
Otros 6 menores, de 7, 12, dos de 14,15 y 16 años, y 4 adultos, fueron canalizados a la Clínica 71 del IMSS.
Por la gravedad de la pequeña Dulce Mariana, de 6 años, acudió un helicóptero Relámpago, el cual hizo su aterrizaje en el Deportivo Villas de San Martín, para trasladar a la menor, acompañada por su padre, al Hospital de Las Américas en Ecatepec, donde se reportaba delicada.
Otra niña, de 11 años, fue trasladada por sus familiares al Hospital de Balbuena, en la Ciudad de México.
Los demás peregrinos enfurecieron al ver al conductor en estado de ebriedad y llamaron a más pobladores de San Martín, hasta reunir aproximadamente a 400 personas.
Los pobladores detuvieron al chofer responsable, identificado como Rodrigo Cervantes, de 20 años, a quien amarraron de pies y manos.
El joven fue golpeado hasta la muerte, mientras que Miguel Ángel Morales y Jesús Alejandro Pérez, ambos de 19 años, que iban también en la camioneta, fueron sometidos y golpeados, pero alcanzaron a ser rescatados por las autoridades hacia las 00:31 horas del viernes, de acuerdo con un parte policial.
Unos 200 agentes de Chalco, apoyados por las Policías de Neza y Chimalhuacán, dispersaron a los vecinos, que pretendían asesinar a los otros dos jóvenes y prenderles fuego frente a la Parroquia.
Las víctimas fueron trasladadas a bordo de patrullas al MP y más tarde, llevadas a un hospital. Mientras que los restos de Cervantes fueron llevados al anfiteatro de Chalco.
Hasta el cierre de esta edición, no se reportaban personas detenidas por estos hechos.