Debe haber un real empoderamiento de las mesas directivas de padres de familia para que éstas realmente tomen las decisiones de lo que necesitan las escuelas y poder proveerlas y dejar de ser los sirvientes de las maestras, así lo estableció la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
Afirmó que en el arranque del actual ciclo escolar fue fundamental la participación de muchos padres y madres de familia quienes se dedicaron a la limpieza y desinfección de las escuelas y quienes estuvieron al pendiente de que hubiera todo lo necesario para que sus hijos pudieran tener un regreso a clases en condiciones adecuadas.
Por lo anterior, consideró importante que las mesas directivas de padres de familia estén realmente conformadas por papás y mamás capacitados y que sean éstos los que las formen y tomen las decisiones, “porque de nada sirve que formen un grupo a modo y que los recursos sigan fluyendo porque muchas de las cuentas bancarias a donde se tiene que depositar la cuota, están a nombre de alguien particular, lo que genera desconfianza y varios prefieren no entregar el recurso por la falta de transparencia y que ellos no sean los que decidan”.
Estableció que en muchas ocasiones la presidenta o vocal de la mesa directiva de padres de familia viene a ser la auxiliar de la maestra o directora de la escuela, cuando ese no es el papel, sino de estar al pendiente de lo que los niños y niñas necesitan en la institución educativa, para que lo puedan proveer a partir de la exigencia como mamás”.