Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Largos traslados o aprender un oficio distinto a lo que se estudió, son algunas condiciones que los jóvenes aguantan para conseguir una beca de 3 mil 600 pesos mensuales del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”.
Este plan se ha convertido en una opción momentánea para quienes llevan tiempo buscando un empleo sin resultados, a pesar de tener alto grado académico.
Es el caso de Citlalli Meléndez, egresada de la Universidad de Ecatepec, que llevaba dos años buscando empleo relacionado con su perfil de comunicóloga y fue hasta que entró al programa pudo incorporarse a una agencia de comunicación.
La joven de 26 años, con posgrado, comentó que lograr la beca no fue difícil, pero la cantidad es insuficiente porque la mayor parte se gasta en transporte, pues tarda hora y media para llegar a su trabajo.
Julián es técnico dental de profesión, con 14 años de experiencia. Montó un laboratorio desde hace seis años y decidió contactar a becarios del programa para capacitarlos en la elaboración de prótesis dentales aún cuando no tuvieran formación en dicha actividad.
Diana, quien estudió un bachillerato técnico en contaduría, respondió a la convocatoria de Julián y decidió aceptar la plaza por la cercanía y por el horario que le permite cuidar a su hija.
Alberto Rentería, de 18 años, también respondió a la convocatoria a pesar de haber estudió informática.