Las buenas intenciones a favor de la democracia nunca estarán demás, no obstante se debe tomar en consideración que antes de los pactos, está la Constitución y los códigos que deben ser respetados, aunque no está de más el compromiso que deben refrendar los gobernantes para que haya manos ajenas al proceso electoral, manifestó a EL HERALDO, Ignacio Ruelas Olvera, vocal ejecutivo del INE en la entidad.
Se debe pugnar por guardar y hacer respetar el marco constitucional y legal de la democracia, el cual fue construido sobre una transición del procedimiento democrático que llevó muchas negociaciones de los partidos políticos.
Se trató de un procedimiento que se realizó por etapas y para lo cual, se tuvieron debates intensos, y al fin se lograron acuerdos que se transformaron en reglas para el juego político y a la vez, fue trasladado al marco del Estado a través de la Constitución y de las leyes que de ellas emanan.
Es el caso de los artículos 41 y 134 de la Carta Magna, en donde se trata claramente el tema electoral, en los que se plasma el reconocimiento de la sociedad internacional y de la democracia también en ese ámbito, y es justo lo que ha dado solidez a la transición democrática mexicana.
Ruelas Olvera, consideró loable el llamado del Gobierno de México a los mandatarios estatales, para que se tenga un Pacto por la Democracia, algo que siempre será bien visto, pero en estricto sentido jurídico, ese ya está hecho y en sentido político es muy bueno, “esto debe ser festejado por todos los jefes responsables de instituciones, y que se pongan de acuerdo para decir, en una sola voz, que no habrá manos metidas en el proceso electoral”.
Es un pacto, insistió, que “vacuna a la sociedad mexicana, para que haya confianza de que acudirán a las urnas con absoluta libertad y autonomía”, sin tener la presión de grupos políticos que pretendan influir en las decisiones finales.