Óscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que Aguililla no será tierra de nadie, el Ejército prometió el lunes a pobladores de Michoacán desbloquear la vía Apatzingán-Aguililla sólo durante ocho horas, pues en la noche corren riesgo por la presencia criminal.
Luego de horas de reunión entre habitantes de al menos siete comunidades con autoridades federales y estatales, los militares se comprometieron a iniciar, otra vez, el desbloqueo de la carretera que ha estado bajo el poder de Cárteles Unidos y Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) desde hace más de medio año.
El párroco de Aguililla, Gilberto Guevara, aseguró que este nuevo intento de retirar los narcobloqueos, aunque parece poco, para la población es significativo tras meses de padecer el desabasto de productos de la canasta básica.
Además de que se tenían que identificar y pedir permiso a los sicarios para poder transitar por los diferentes cruces de El Aguaje, Infiernillo y El Limón, comunidades en esta región de Tierra Caliente.
“La carretera para aperturarla, pues hasta cierto punto, para personal militar es peligroso que estén por la noche; de alguna manera, se quedó en el acuerdo de que hubiera un especie de horario para la carretera, diurno, que se abriera como a las 10 de la mañana, 9:30, y por las seis de la tarde se retirara. Ya sabemos lo que pasa cuando se retira el Ejército y cualquier fuerza de Estado”, afirmó.
“Sé que suena poco, pero créanme que cuando hemos vivido sin comer, cualquier migaja nos sabe a banquete, entonces esto es un logro”.
Las negociaciones se realizaron tras dos semanas de intensas protestas de pobladores en contra del cuartel 51 Batallón de Infantería de la 43 Zona Militar, por la falta de suministro eléctrico y el cierre constante de la vía Apatzingán-Aguililla, que los obligaba a salir de la ciudad por una brecha enlodada hacia Coalcomán.
Durante la negociación, los inconformes presentaron un pliego petitorio de 11 puntos, entre los que destacaron la garantía del libre tránsito y seguridad pública en la vía narcobloqueada.
También solicitaron una investigación por los hechos ocurridos el 27 de junio y 1 de julio pasados, cuando manifestantes fueron agredidos con gases por elementos del 51 Batallón de Infantería.
Además, exigieron la instalación de una sucursal del banco de Bienestar para que puedan retirar remesas enviadas por familiares en Estados Unidos, y asegurar que no faltará, nuevamente, el suministro de energía eléctrica.