Omar Alejandro Lozano Mendoza
Agencia Reforma

CDMX.- El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, prometió a los dirigentes de la CNTE detener de inmediato la evaluación magisterial, reinstalar a los maestros cesados, desaparecer el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) y liberar a los docentes encarcelados.
Durante una reunión a puerta cerrada, el político tabasqueño incluso ofreció a los disidentes parar la evaluación antes de que asuma la Presidencia el primero de diciembre y sin necesidad de que se aprueba una reforma.

– “¿Se puede hacer algo? Porque nos la están aplicando en los estados donde no tenemos mayoría, la evaluación”, cuestionó uno de los dirigentes de la CNTE.

– “No, no, no, no, pero eso no, eso se quita, eso ya se acabó”, respondió López Obrador.

– “Pero nos la van a aplicar en noviembre”, se escucha de otro dirigente.

– “No, no, no, no, no ¿entonces para qué estoy puesto, soy torero o qué? No, no, no, no, eso si entra en los primeros seis meses. No, no, no, no, no, va a entrar incluso hasta la desaparición del Instituto de la Evaluación”, reviró el futuro Mandatario.

En la encerrona, López Obrador informó que habrá una comisión de enlace para mantener comunicación entre la CNTE y el equipo de transición.
Detalló que, en ese grupo, participarán cuatro futuros Secretarios de Estado y el propio Presidente electo.
Sin embargo, les dejó claro que el enlace directo para tratar todos los temas será el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, aún cuando sean asuntos relacionados con Gobernación.
El tabasqueño propuso a los dirigentes de la CNTE que se reúnan para construir un primer acuerdo inicial, con una perspectiva de aplicación de seis meses, con base en la cual se cumplirán las promesas de campaña de abrogar la reforma educativa, frenar la evaluación, reinstalar a los despedidos, desaparecer el INEE y liberar a quienes han sido detenidos.
Explicó que, en mayo de 2019, deberán construir otro pacto de más largo plazo para los temas que no hayan sido abordados y que sean exigencias del magisterio.
El pasado 10 de octubre, López Obrador calificó a la CNTE de conservadora con apariencia radical y la desafió a ser democrática con sus agremiados.

“Si son organizaciones democráticas, que se les pregunte a los maestros qué quieren. Nada de que ‘devuélvanos la nómina'”, dijo.

El tabasqueño defendió el control de la nómina magisterial por parte del Gobierno federal para evitar actos de corrupción.
“Esos que se dicen muy radicales y no lo son, son en realidad muy conservadores porque no querían el cambio, ahora que llegamos dicen ‘sí’, pero son lo mismo, son iguales”, aseguró.

¿Elba o Juan?
Durante la conversación, el Presidente electo afirmó que también entre los maestros tendrá que garantizarse la democracia sindical planteada por su futuro Gobierno.

“Digan que el Gobierno electo abre el diálogo con la coordinadora para tratar los asuntos relacionados con educación y que se mantiene el compromiso de la derogación, de la abrogación”, expresó.

López Obrador adelantó a los dirigentes de la CNTE que tendrán que dialogar con otras organizaciones magisteriales, aunque no mencionó por su nombre a Elba Esther Gordillo o a Juan Díaz de la Torre, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).