Ayer, un contingente del Colectivo Aborter Ags realizó la marcha con motivo del día de la Acción Global por el Acceso al Aborto Seguro y Libre de Estigmas, cuyas integrantes demandaron, de las autoridades estatales y municipales, el reconocimiento y la aplicación de sus derechos sexuales y reproductivos.

En una concentración en la Plaza de la Patria, luego de marchar por la avenida Madero desde la calle Cosío, donde están los Palacios de Gobierno y Municipal, así como la sede del Congreso del Estado, bajo el resguardo de los cuerpos policiacos, alrededor de 250 mujeres se pronunciaron por el acceso a educación sexual integral y de calidad.

Asimismo, destacaron la importante presencia y acompañamiento de las integrantes de los colectivos que apoyan a las mujeres ante la necesidad de que haya abortos seguros, erradicando la violencia, otorgando la libertad de expresión y la oportunidad de ser escuchadas.

Agregaron que existe un importante número de mujeres que resisten, acompañan y cobijan la lucha como una sola, porque el objetivo es que no haya un alto índice de embarazos adolescentes o no deseados, en tanto se requiere de información para que se hagan valer los derechos y las libertades de las mujeres, investigando, canalizando y atendiendo a las víctimas que han sufrido violencia.

Durante los diferentes posicionamientos, el Colectivo Aborter Ags manifestó su compromiso con la protección, atención psicológica, médica y jurídica de las mujeres, de la niñez y de la adolescencia, trabajando desde protocolos de seguridad y en las acciones que se requieren de modo inmediato ante las autoridades.

Las mujeres se pronunciaron por el derecho de acudir a cualquier espacio con tranquilidad y seguridad, así como poder expresar que son libres de elegir el momento de cómo y cuándo vivir su maternidad, decidir divertirse en espacios públicos, salir tranquilas a sus trabajos y a las escuelas, y regresar bien a sus hogares.

Finalmente, solicitaron que las autoridades competentes revisen los protocolos de la Organización Mundial de la Salud, como la suspensión de uso de legrados post-abortos, ese procedimiento es obsoleto y se asocia a mayores costos para el sistema de salud por el requerimiento de un ambiente quirúrgico y manejo anestésico especializado, lo que genera complicaciones, laceraciones cervicales, perforación uterina, entre otros males.