A una semana de que establecimientos enfocados a la venta de comida obtuvieran autorización para reabrir adoptando con ello rigurosas medidas de sanidad a favor de clientes y trabajadores, la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados anunció que han logrado desde entonces un repunte importante en sus ventas, por lo que confían que de manera gradual más establecimientos retomen operaciones.
El presidente estatal de Canirac, Claudio Innes Peniche, precisó que desde que conocieron que la autoridad daría el visto bueno para que después de casi dos meses de permanecer cerrados pudieran trabajar, los negocios fueron acondicionados y sanitizados, además de que su personal ha sido capacitado para mantener estrictas medidas de prevención.
Actualmente, se estima que no más del 30% de los establecimientos afiliados a la cámara, se encuentran trabajando con las nuevas disposiciones activadas por la contingencia del coronavirus.
Todos los establecimientos han sido visitados por personal de la Guardia Sanitaria, para inspeccionar las zonas de trabajo y les ha sido otorgada la validación correspondiente que asegura se han cumplido con los protocolos en materia de salud de manera total.
Finalmente, Innes Peniche reconoció que el proceso para que los restaurantes abran de manera general será tardado, sin embargo, dijo lo más importante es que los clientes sepan que son negocios totalmente seguros.
“Las ventas han incrementado alrededor del 30% en estos últimos días. Sabíamos que no iba ser fácil, que la reinserción no iba ser inmediata sino gradual y ahorita el principal reto es ganar la confianza de los comensales, de nuestros clientes, haciéndoles saber y ver que los restauranteros que están abiertos cumplen con todas las medidas sanitarias”.