El oxígeno no debe auto recetarse

El titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, señaló que si bien el uso de oxígeno suplementario en casa se ha convertido en una de las terapias más eficaces para tratar a personas con COVID-19 y con ello contener la saturación de hospitales, se deben tomar precauciones.

No debe autorecetarse, o seguir los consejos de la vecina; además, el paciente tiene que estar bajo supervisión médica.

Destacó que las autoridades sanitarias federales emitieron una serie de recomendaciones para prevenir cualquier efecto negativo en el uso de tanques y concentradores de oxígeno.

La pandemia ha originado un incremento en la demanda de oxigenoterapia, ante la hipoxia provocada por la enfermedad.

Para obtener el suministro de oxígeno suplementario recomendado, se puede utilizar un tanque o un equipo médico como los concentradores de oxígeno.

Por ello es importante tomar las siguientes medidas para garantizar el uso eficiente de dispositivos y no poner en riesgo la salud de pacientes: Utilizar el oxígeno suplementario únicamente bajo prescripción médica; seguir correctamente las indicaciones del médico que prescribe la oxigenoterapia así como las del fabricante para evitar algún daño.

Recordar que el oxígeno promueve la combustión, por lo que debe ser utilizado en tomas de corriente y con cables de alimentación en buenas condiciones para evitar posibles incendios.

No limpiar el concentrador cuando esté conectado; conocer todas las precauciones detalladas en el manual de usuario.

Utilizar concentradores de oxígeno que cuenten con un registro sanitario otorgado por la Cofepris, ya que ofrecen seguridad y son estos los únicos que pueden comercializarse en el país.

Cualquier concentrador de oxígeno que esté a la venta sin contar con registro sanitario constituye un riesgo a la salud por ser de dudosa procedencia.

Al usar un suministro de oxígeno externo es importante tener a mano un oxímetro de pulso portátil para poder verificar de forma constante el nivel de saturación de oxígeno en sangre, cuyos valores normales son de 92% en adelante, de ahí la importancia de que los pacientes se encuentren bajo supervisión médica.

Debe notificarse cualquier problema de calidad o incidente adverso, por el uso de algún dispositivo médico como son los concentradores de oxígeno y oxímetros de pulso, en el Sistema en línea de notificación de incidentes adversos de dispositivos médicos en la liga electrónica:

https://www.gob.mx/cofepris/acciones-y-programas/sistema-en-linea-de-notificacion-de-incidentes-adversos-de-dispositivos-medicos.

Un concentrador de oxígeno es un dispositivo médico autónomo, alimentado por electricidad, diseñado para tomar el aire del medio ambiente y concentrar el oxígeno hasta alcanzar las concentraciones terapéuticas requeridas para administrar al paciente.