Un semestre agridulce llegó a su fin oficialmente para los Rayos de Necaxa, quienes se han destacado como una de las mejores canteras del fútbol mexicano al llegar a dos finales de fuerzas básicas, aunque lamentablemente el desenlace no fue el esperado para los de Aguascalientes, quienes tuvieron que conformarse con dos subcampeonatos.

El primero se dio el sábado, con la Sub-18 cayendo ante Chivas como visitante. La segunda final se disputó este domingo por la mañana en el Estadio Victoria, con los Rayitos enfrentando a Pachuca después de empatar sin goles en el partido de ida. El entrenador Luis Padilla alineó a Emiliano Pérez; Román Torres, Guillermo Silva, Noé Maldonado, David Bautista; Waldo Madrid, Santiago Márquez, José Santoyo, Rogelio Cortez; Bryan Casas y César López. Dentro de esta alineación hay varios nombres con experiencia en la máxima categoría.

Se esperaba un duelo cerrado, con ambos equipos peleando al máximo cada pelota, pero apenas en el amanecer del encuentro apareció Luis Puente para darle ventaja a los hidalguenses, quienes supieron aprovechar su oportunidad de gol. Necaxa reaccionó positivamente y buscó empatar el marcador lo más pronto posible.

Pasada la media hora de juego, el goleador del equipo, Bryan Casas, igualó los cartones y dio calma a los Rayos. A partir de ahí, el partido se volvió muy tenso, con ambos equipos buscando el gol del triunfo, pero también cuidando su defensiva para evitar cometer errores y ponerse en aprietos.

Los minutos transcurrieron hasta que, al minuto 82, Sergio Aguayo le devolvió la ventaja a Pachuca, que celebró con todo el gol debido al poco tiempo que quedaba en el reloj. Necaxa buscó reaccionar nuevamente y mandar el partido a tiempo extra, pero la igualada no llegó y con un marcador de 1-2, los Tuzos se consagraron como los campeones de la Sub-23.

Las lágrimas fueron evidentes en varios jugadores de Necaxa ante la frustración de caer en una final, pero todo el plantel recibió felicitaciones por este subcampeonato, que mantiene a la institución entre lo mejor de la Liga MX en fuerzas básicas, además de darle la oportunidad a Eduardo Fentanes de seguir confiando en los jóvenes pensando en el futuro del primer equipo.