Un menor de edad estuvo a punto de caer víctima de una extorsión telefónica en la modalidad de secuestro virtual, en la que se exigía a su familia el depósito de 150 mil pesos. Una llamada al servicio de emergencias 911 reportó que el nieto de la persona que llamaba había sido supuestamente secuestrado, lo que llevó a los oficiales de la Policía Estatal a trasladarse inmediatamente a la vivienda de la familia.
En el lugar, se entrevistaron con la señora Guadalupe, quien explicó que había recibido varias llamadas telefónicas extorsivas, dirigidas tanto a ella como a su nieto menor de edad y al padre del niño, residente en Estados Unidos. Durante una de las llamadas, al menor se le dijo que su número había sido vinculado a actividades de delincuencia organizada y que la integridad física de sus familiares estaba en riesgo si no obedecía las instrucciones, lo que lo llevó a salir de su casa hacia un destino desconocido.
Ante esta situación, los oficiales de la Policía Cibernética iniciaron un rastreo de todos los movimientos realizados durante la noche, madrugada y mañana del miércoles. Gracias a un trabajo de inteligencia, el menor fue localizado cerca de las 14:00 horas en el fraccionamiento Pozo Bravo.
Tras ser encontrado sano y salvo y haber deambulado por diversas zonas de la ciudad, el joven fue asegurado y reunido con su familia, sin que se realizara el depósito del monto exigido por los extorsionadores.