De nueva cuenta los elementos de la Policía Municipal de Calvillo y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado evitaron que una familia fuera objeto de una extorsión telefónica.
Resulta que un menor de 16 años edad, fue contactado por teléfono y le hicieron creer que si no obedecía las indicaciones que le iban a dar, les causarían daño a todos sus familiares.
De esta forma lo obligaron a que se saliera de su domicilio sin avisar a nadie, para posteriormente intentar hacer creer a su progenitora que lo tenían privado de su libertad.
Estos hechos tuvieron lugar en la cabecera municipal de Calvillo, cuando una mujer de nombre María Cristina, reportó a los servicios de emergencia que estaba recibiendo llamadas telefónicas donde le informaban que tenían a su hijo en su poder y si no pagaba una importante suma de dinero, ya no volvería a verlo con vida.
Una vez que se le informó que posiblemente se trataba de una extorsión telefónica, le pidieron ya no contestar las llamadas, al tiempo que los elementos de la Policía Municipal de Calvillo y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se dieron a la tarea de buscar al menor.
Fue así como poco más tarde, los uniformados encontraron al jovencito cuando caminaba por la calle Independencia, por lo que una vez que fue asegurado, lo trasladaron hasta su domicilio donde lo entregaron sano y salvo a su progenitora.

¡Participa con tu opinión!