En una mar de sinsabores que se viven desde el año pasado, surge una noticia distinta y significativa para un número importante de personas que viven del campo, y es el anuncio que hizo Mario Rodríguez Acevedo, representante estatal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Seder), de que hay disponibles 80 millones de pesos que serán distribuidos en 9 mil 800 beneficiarios de los 11 municipios.

Lo anterior es fundamental destacarlo, porque demuestra que pese a la pandemia la vida productiva no se interrumpe ni se retrasa y se atiende a un sector que es básico en cualquier sociedad, por lo que los favorecidos tendrán oportunidad de llevar a cabo sus actividades en mejores condiciones.

El funcionario destacó que la suma destinada para ese fin es casi el doble de lo que se aplicó el año pasado, que fue de 46 millones 863 mil pesos, con lo que se podrá atender a cerca de 53 mil hectáreas y se apoya a los cultivadores de maíz y frijol, además se incorporará a los productores de miel, tanto pequeños como medianos hasta con 100 colmenas

Mencionó que en 2020 se entregaron 46 millones 853 mil pesos, mediante el programa de producción para el bienestar a 7 mil 607 productores que trabajaron 40 mil 062 hectáreas, y con recursos extraordinarios se integró a 120 personas con un apoyo de 85 mil 740 pesos para que labraran 795 hectáreas.

Rodríguez Acevedo precisó que las cuotas en el presente año para el maíz y el frijol, en lo que se refiere a productores en pequeña escala de hasta 5 hectáreas, será de 2 mil pesos por hectáreas, lo que significa un ligero aumento toda vez que el año anterior fue de 1,800 pesos.

En cuanto a los agricultores de mediana escala, que son hasta de 20 hectáreas, se les aportará 1,200 pesos por hectárea, que representa un incremento de 200 pesos en cuanto a lo que recibieron el año precedente, que fue de 1,000 pesos.

La integración a este programa de los apicultores en pequeña y mediana escala de hasta 100 colmenas, recibirán un apoyo de 6 mil 200 pesos, con lo que puedan resolver lo perentorio y en lo posible amplíen su campo de acción. Para Aguascalientes es fundamental que participen los criadores de abejas ya que cada vez adquiere más trascendencia la venta que hacen de la miel en el mercado local y que se amplía a otras partes del país, al ser apreciada precisamente por la pureza del producto.

En lo que se refiere a los ganaderos, el delegado de la Seder indicó que está a la espera de que en las oficinas centrales abran los programas respectivos, lo que podría suceder en el curso de febrero o marzo, lo cual se hará saber de inmediato a los interesados para que conozcan fechas de inicio de la ventanilla y las reglas de operación.

Para Aguascalientes y el resto del país es primordial que el sistema fructífero siga adelante, que a la par que se atiende la cuestión del coronavirus también se haga con las distintas áreas de la producción, de manera que se creen las oportunidades para salir avante y que será posible en la medida que se unifiquen criterios de autoridades y creadores.

DEBO, NO NIEGO

Tal parece que en Aguascalientes se ha convertido en un pasatiempo el pitorrearse de las sentencias del Poder Judicial, ya que de la misma manera que en el Congreso del Estado se pasan por el arco del triunfo los laudos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), lo hace el Conalep que no niega la obligación que tiene de pagar lo que dictó el juez a unos profesores despedidos, pero lo hará cuando tenga dinero.

Es un asunto que viene desde 2012, cuando Francisco Chávez (alias Paco Chávez) era director del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), en que fueron despedidos 27 profesores, que demandaron al Conalep por salarios caídos, prestaciones y la reinstalación en su puesto, lo que finamente ganaron pero de poco les ha servido, ya que la institución asegura que no tiene recursos, sin embargo la deuda crece conforme avance el tiempo y resulta un tanto difícil de digerir para los perjudicados, ya que de nada les sirve saber lo que dictaminó el letrado si no pueden cobrar.

El actual director del Conalep tomó posesión del cargo en 2020, pero está obligado, institucionalmente, a hacerle frente a los asuntos pasados y este es uno de ellos. Aunque responsabiliza a la pasada administración estatal de no haber resuelto en su momento este caso y a varios de los demandantes, incluso al abogado que debió defender los intereses del Conalep, de cualquier manera no puede eludir el pago, lo que dijo, de no haber otro remedio podría cerrarse uno de los planteles para que con esos recursos se pueda solventar la deuda.

Aquí no pasa lo mismo que en otras partes del país, donde por juicios laborales que ganaron los trabajadores y que no pagaron los titulares que en esos momentos estaban en las dependencias fueron obligados a dimitir, además de que se hicieron embargos de todo lo se encontró a la mano, incluido muebles y bienes inmuebles, lo que obligó a mandos superiores a suministrarles el recurso que se requería para evitar que los despojaran de los espacios de trabajo.

Se llegó a esos extremos para terminar con el clásico tortuguismo en el medio oficial, de alargar el cumplimiento de las sentencias al extremo que los denunciantes daban por perdido un derecho ganado o morían, por lo que si en un plazo razonable –que en el caso del Conalep ya se pasó de dorado-, no se cumple, se aplicarán medidas terminantes.

El director estatal de la institución asegura que “no se hace de la vista gorda”, lo que sucede es que está analizando de dónde obtener los recursos para cumplir con el acuerdo del juez, que significa cerca de 8 millones de pesos, cantidad que representa entre el 5 y el 7% del presupuesto actual de la institución. Sostuvo que maneja anualmente un promedio de 110 millones de pesos, de los cuales el 90% se destina al pago de salarios.

Lo que se hace es tramitar ante el Gobierno del Estado que destine una partida extraordinaria para dar cumplimiento a esa disposición y cerrar un capítulo difícil, pero de no ser así seguirá latente que en cualquier momento se cumpla el veredicto de una manera que no le va a convenir al Conalep.

De acuerdo a lo que publicó este Diario el pasado 19 de enero, el funcionario sostuvo que hubo negligencia en la administración del ex gobernador José Carlos Lozano y de la entonces directora Mayté Galicia Venegas, lo mismo del abogado que estaba obligado a defender al Conalep y dejó que se perdiera el juicio.

Cualquier argumento que hoy se esgrima ya no tiene trascendencia, lo único válido es que los despedidos reciban lo que les corresponde y se les reinstale en su lugar de trabajo, por lo que habrá que estar atentos a cómo resuelve el Conalep esta situación.

SÍ SIRVE

Para aquellos que no aceptan agachar la cerviz o rechazan cargar la maleta y el abrigo del jefe, que sirva de lección lo que está próximo a suceder con dos probos caballeros, uno de ellos próximo a ser candidato a diputado estatal y el otro que no define si irá por la vía federal o lo hacen en la local. El primero pertenece al tricolor y el otro al albiazul, pero en ambos casos fue pública y notoria su actitud, que en su momento pudo ser mal vista por sus congéneres, sin embargo ahora que están a punto de tocar las nubes serán la envidia de quienes los criticaron por su servilismo. Todo tiene un precio y ellos ya pagaron el propio, por lo que es justo que ahora recojan lo que con tanto esfuerzo cosecharon. Por cierto que el albiceleste llevó a cabo ayer un ejercicio de fotografías en la Plaza de Armas, por lo que seguramente en su campaña se apreciará caminando de la Exedra hacia el Teatro Morelos con la naturalidad de cualquier ciudadano, aunque sea en un espacio totalmente vacío debido a que lo hizo al amanecer.