Al tener el semáforo de contagios en amarillo, las autoridades correspondientes permitieron una vez más el acceso de la afición al Estadio Victoria y la gente pudo disfrutar de un buen partido entre Necaxa y Pachuca que salieron con todo por tres puntos que los sacaran de las últimas posiciones, pero al tener la mala inercia se quedaron con las ganas de la victoria, sobre todo los Rayos que de nueva cuenta no pudieron cerrar un triunfo que habían peleado a lo largo de todo el encuentro.
El “Profe” Cruz ahora mandó un equipo muy ofensivo con varios jugadores de ese corte como Juan Delgado, Maxi Salas, Martín Barragán e Ian González. Esto causó que el encuentro fuera bastante abierto y apenas al 2’ de acción llegara la primera chance para Pachuca, donde Idekel Domínguez salvó un centro muy peligroso que parecía terminaría en gol. La escuadra local reaccionó inmediatamente con fuerza al ponerse adelante en la pizarra con un buen desborde de Barragán sobre la pradera derecha para meter centro a la llegada de Alejandro Zendejas, quien de primera mandó la pelota al fondo.
La alegría no duró mucho. Al 15’ Malagón erró en la salida, lo que permitió a Roberto Nurse conectar certero cabezazo que el arquero mandó a tiro de esquina con excelente atajada, no obstante de ese córner vino el empate luego de un bombazo de fuera del área por parte de Kevin Ramírez que Malagón atajó de forma impresionante, la pelota quedó a la deriva y tras varios rebotes Nurse la alcanzó a meter con una barrida. El ritmo siguió con buena intensidad, Barragán casi anota tras un buen centro de Maxi Salas y Erick Sánchez se quedó cerca para Pachuca en un remate dentro del área. El complemento inició de la mejor forma para Necaxa que otra vez se adelantó luego de un buen contragolpe comandado por Ian González que abrió la esférica sobre la izquierda del área a la llegada de Maxi Salas, quien entre tiro y centro terminó anotando con el balón pegando en el poste y metiéndose al arco rival.
Con la ventaja Necaxa se tiró atrás permitiendo que Pachuca consiguiera la iniciativa, acercándose a la meta de Malagón con más ganas que con buen juego. En un par de ocasiones el arquero necaxista tuvo buenas intervenciones ante esbozos de peligro. La más clara fue para los albirrojos al 82’ con un remate de cabeza de Unai Bilbao tras un córner que salió exactamente a la posición de Óscar Ustari. A cinco minutos del final llegó el momento triste de la noche cuando Kevin Álvarez metió un gran centro desde la derecha para que el ex rayo Mauro Quiroga cumpliera con la ley del ex, anotando de cabeza casi en el área chica; el delantero no festejó por su pasado con Necaxa en un gesto digno de destacar.
Aunque los equipos intentaron llevarse la victoria ninguno pudo llevársela, cerrando un empate a dos goles que tuvo muy buenos momentos. Lamentablemente el juego cerró con una trifulca luego de un pleito entre Unai Bilbao y Kevin Álvarez que se convirtió en una pelea de barrio entre empujones y golpes, al puro estilo del beisbol se vaciaron las bancas intentando calmar los ánimos. Al final no hubo expulsados, pero la comisión disciplinaria podría cambiar eso en los siguientes días. Tanto Necaxa como Pachuca se mantienen en el fondo de la tabla con siete y cuatro puntos respectivamente, los de Aguascalientes se medirán a Santos el próximo domingo