Ma. Elena Sánchez
Agencia Reforma

DURANGO, Durango.- Un grupo armado a bordo de al menos seis camionetas asesinó ayer en una emboscada a seis policías estatales que transitaban por la vía Mezquital-Huazamota, en la zona sur de Durango, confirmó la Fiscalía General del Estado (FGE).
Además de los uniformados, otros dos civiles, presuntamente agresores, murieron y otros siete policías quedaron lesionados en el intercambio de disparos.
Pese a que el ataque ocurrió la mañana del jueves, fue hasta la 21:00 horas que la FGE detalló que los civiles armados arremetieron contra los agentes en una curva, a la altura de la localidad de San Antonio de Padua.
“Los hechos ocurrieron, de acuerdo con la información recabada por el gabinete de información de esta Fiscalía, cuando ocho policías se trasladaban de la comunidad de Huazamota, rumbo a la capital duranguense, tras presentarse su periodo de descanso, siendo interceptados por personas armadas en una curva del camino”, citó el órgano en un comunicado.
Posteriormente, detalló, los demás compañeros policías, destacamentados en Huazamota, arribaron para repeler el ataque, logrando la retirada de los agresores.
Asimismo, la Fiscal Ruth Medina Alemán indicó que el agente del Ministerio Público tomó conocimiento de tres vehículos oficiales dañados por proyectiles de arma de fuego y de seis camionetas abandonadas, en las cuales se encontraron rastros de sangre.
“Nos hace presumir que quedaron agresores lesionados o muertos, que fueron retirados del lugar por los mismos delincuentes, por lo que se investiga en hospitales de otros estados para dar con su paradero”, explicó.
“Se desplegó de manera inmediata, vía tierra, 60 compañeros de la Policía estatal, 30 de esta Policía investigadora, posteriormente vía aérea se hizo un equipo de gabinete con tres agentes de Ministerio Público, peritos y una vigilancia de la Guardia Nacional”.
En tanto, los agentes lesionados fueron trasladados vía aérea a un nosocomio de la capital, mientras que los cuerpos sin vida de los seis agentes, uno de ellos decapitado y los dos civiles ingresaron al Servicio Médico Forense (Semefo) de la Fiscalía estatal.
La zona del ataque se encuentra en los límites de Durango con Nayarit y Zacatecas.
En lo que va de 2020, Durango suma siete policías asesinados, pues el 3 de mayo pasado, un elemento de la Policía Investigadora de Delitos (PID) fue ultimado en el Municipio de Lerdo.
Hasta el pasado 18 de septiembre Grupo REFORMA daba cuenta de 45 masacres en lo que va del año en todo el país.
Las matanzas derivaron principalmente por la disputa entre grupos rivales de la delincuencia organizada por el control de plazas para la venta y el trasiego de drogas.
En promedio, según el recuento, se registra un multihomicido cada seis días y, en algunos casos, las víctimas colaterales son menores de edad.