La Secretaría de Seguridad Pública del Estado logró evitar que una familia fuera víctima de una extorsión telefónica. Les estaban pidiendo un depósito de 200 mil pesos, a cambio de liberar a una jovencita que supuestamente tenían privada de su libertad.
Los hechos se registraron el jueves por la mañana, cuando una joven de 17 años de edad recibió una llamada telefónica mientras se encontraba en un hospital cuidando a un familiar enfermo. La persona del sexo masculino que estaba del otro lado de la línea, le ordenó mediante amenazas que saliera de las instalaciones y no contestara su teléfono.
Le indicaron que estaban vigilando todos sus movimientos y en caso de no obedecer las indicaciones al pie de la letra, no volvería a ver a su familia.
Mientras tanto, familiares de esta joven recibieron también una llamada telefónica donde les informaban que la tenían privada de su libertad y les ordenaron hacer un depósito de 200 mil pesos por su liberación, de lo contrario no la volverían a ver con vida.
Debido a que la familia no lograba contactarse con la jovencita, creyeron que efectivamente la tenían secuestrada y al no contar con el dinero que les solicitaban, fue que decidieron pedir apoyo a las autoridades policiacas. Afortunadamente, horas más tarde los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado lograron localizar a la fémina, por lo que fue entregada sana y salva a sus familiares, confirmándose que todo se trataba de un engaño.