La red de jóvenes en Movimiento encabezado por Joel Salazar Mendoza y otros 29 integrantes renunciaron ayer al Partido Movimiento Ciudadano en Aguascalientes, al ser imposible entablar una comunión, dialogo, acceso a las oficinas y un programa de trabajo con el coordinador estatal Jaime Durán Padilla, quien solo se deja llevar por sus intereses y formas de trabajar.

El ahora ex delegado del Frente Juvenil de Movimiento Ciudadano optó acudir a los medios de comunicación para formalizar su renuncia, incluso antes de avisar por escrito a sus dirigentes nacionales Sergio Gil y Dante Delgado, quienes le otorgaron esta encomienda hace seis meses, y con él se va la columna vertebral de Jóvenes en Movimiento.

Dijo que el Partido Movimiento Ciudadano parece ahora más una microempresa, con reloj checador, con guardia de seguridad y en donde no pueden entrar los militantes a las oficinas. Tampoco les otorgó el presupuesto que les correspondió y cuyos recursos fueron aportados por la coordinación nacional.

La Comisión Operativa Estatal recibió varios proyectos del Frente Juvenil y nunca fueron respondidos entre ellos el tema del presupuesto, de acuerdo a los estatutos le correspondía el 2%, pero nunca llegó un peso, de los tres mil o cuatro mil pesos que debieron recibirse cada mes, apuntó.

Con los jóvenes se va la última desbandada de ciudadanos que algunas vez comulgaron con este partido, “como delegado participé casi seis meses, pero como militante sumaron dos años”, señaló.

Al mismo tiempo admitió que escucha otras opciones de instituciones políticas para sumarse a algún proyecto que permita ganar y crecer a la juventud, pero sobre todo crear, donde no se esté a merced de un solitario personaje que solo busca protagonismo, tal y como ocurre con el coordinador estatal, dijo.

Agregó que cuando no existe un canal abierto para que se genere el diálogo con el ex presidente de la Coparmex, Jaime Durán, entonces qué hacer en ese partido si no se le puede expresar nada.

Además dijo que lo reportó a la dirigencia nacional y allá tampoco hicieron nada, lo que condujo a la decisión de la renuncia de un grupo 30 personas y se quedan cuatro jóvenes con el actual dirigente estatal, concluyó.