Con un futuro poco claro y la incertidumbre de si van a volver a tener trabajo ante la pandemia del COVID-19, se encuentran muchas jefas de familia en Aguascalientes, quienes en su mayoría se desempeñan como empleadas domésticas, señaló la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
La activista comentó que muchas jefas de familia han sido afectadas emocionalmente por la contingencia.
Destacó que si bien la Profeco emitió un decreto a nivel nacional de que las Casas de Empeño no van a poder vender nada, mientras dure la contingencia, muchas jefas de familia han expresado que aún así para ellas va a ser muy difícil poder recuperar lo que empeñaron, con los refrendos e intereses altísimos.