El despido o suspensión por tiempo indefinido de trabajadores, así como los ajustes a la baja en el salario de muchos, generado esto a raíz de la pandemia por el SARS-CoV-2, ha impactado en la colocación de casas de interés social particularmente, pues hay quienes prefieren esperar a saber su situación dentro de la empresa y si acaso recuperarán el empleo, manifestó el presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), Antonio Rodríguez Mirelles.
Recordó que los inversionistas desarrolladores de vivienda se mantienen en gran medida a la expectativa de lo que ocurrirá en lo económico, pues si bien la construcción se sigue dando, las colocación no ha sido igual, principalmente en la vivienda de interés social, a la que por cierto, se le retiró el subsidio y esto hace que el costo se incremente al trabajador derechohabiente.
Ya de por sí, las condiciones de crédito de vivienda se habían mermado desde el año pasado al retirar la Federación el subsidio, pero el problema ahora se ha agudizado con el arribo del COVID-19, pues varias empresas se vieron en la necesidad de recortar personal o suspenderlos por tiempo no definido, lo que genera mermas en sus aportaciones al Infonavit y esto les reduce la posibilidad de obtener su principal patrimonio.
Se debe tomar en consideración que hay empresas que eliminaron el pago de horas extras, lo que de alguna manera significaba un ingreso más a sus trabajadores y por ende, un aumento en su capacidad de crédito, y con esto la oportunidad de adquirir una mejor vivienda.
El presidente de la Canadevi refirió que la construcción y venta de casas nuevas en este año han tenido una caída de alrededor de un 30% comparativamente con el 2019, pero además, también son las condiciones actuales las que han llevado a que el Infonavit vaya bajo en sus metas de colocación entre un 7 y 8%.