Luego de que seudoespecialistas en ortodoncia se anuncian por redes sociales y proponen a sus posibles pacientes hacerles un presupuesto a través de un mensaje de Whatsapp, la presidenta del Colegio de Ortodoncistas de Aguascalientes, Ana Italia Marín Bosque consideró que es “bizarro” que alguien se anuncie de esa manera y ofrezca costos como si se tratara de vender kilos de jitomate.

Indicó que esto es una clara señal de que no se está actuando con ética profesional, por lo que los posibles pacientes deben evitar este tipo de publicaciones a fin de no perjudicar su salud.

“Esto no es como si vendiéramos persianas, ‘a cómo el metro de persianas’. En el área médica, específicamente la dental, se tiene que conocer primero al paciente, hacer una serie de estudios para poder evaluarle y posteriormente hacer el plan de tratamiento, para poder ofrecer un presupuesto; “realmente ésta es la manera equivocada, además, quien está actuando así, seguramente no lo hace de manera legal, porque a nosotros de forma muy concienzuda y con lo que estamos muy de acuerdo, nuestras autoridades de salud nos obligan a que quien se anuncie como especialista, siempre mencione su cédula de especialidad y tiene que contar con un permiso especial de salubridad expedido por el Estado, no se puede uno anunciar así, pero los seudoespecialistas se están aprovechando de las redes sociales”, apuntó.

Informó que otro tema que alarma al gremio es un tema que ha sido detectado por la Asociación Americana de Ortodoncia, luego de que a través de Internet se están ofreciendo kits para que el propio paciente se ponga sus brackets y se haga su autotratamiento; “eso es una alerta máxima”, consideró la especialista.

Por otro lado, dijo que el 35% de los dentistas generales de la entidad, ponen brackets sin tener la especialidad.

Es decir, según los cálculos de la Federación Nacional de Colegios de Ortodoncia, se calcula que de cada 7 mil pacientes que tienen brackets, sólo mil están siendo atendidos por especialistas, el resto de éstos, son atendidos por seudoespecialistas que cuentan sólo con un diplomado que no acredita ni da la oportunidad de tener los conocimientos necesarios para hacer estos procedimientos; “quienes hacen tratamientos de brackets sin contar con una especialidad, ponen en riesgo a los pacientes a que tengan problemas de articulación, de que truene la mandíbula, de dolor de cabeza, de movilidad de los dientes, incluso de pérdida de los mismos cuando se aplican fuerzas inadecuadas o cuando no se hacen los estudios previos”, concluyó.