CDMX.- Para no extrañar a su país cuando se mudó a Estados Unidos, Paulina Rubio mantuvo a su lado tradiciones nacionales literalmente vivas, como su xoloitzcuintle, llamado Fausto.
La cantante ha recordado mucho a su mascota estos días porque, junto a su cariño por las costumbres mexicanas, la inspiró para cantar “Xico, Semilla de Paz”, de la película animada El Camino de Xico, que el jueves 12 de noviembre llegará a las salas.
“Siempre he traído muy al día mis leyendas, cuentos, historias y mis memorias con mi abuela, pero sobre todo con la cultura de México, que llevo siempre en mi corazón y que también exporto”, aseguró “La Chica Dorada”, en exclusiva telefónica.
“Estoy muy conectada con mis tradiciones, llevo a mi México dentro de mí porque yo soy México. En la historia de Xico, en los dibujos, la realización y hasta en el tipo de color se ven mucho el arte y la cultura. Me gusta que los niños aprendan con historias”.
La intérprete de “El Último Adiós” aceptó cantar para la película porque se enamoró de la trama, que se desarrolla en el pueblo de San Jaime de las Jaibas, donde una empresa quiere apropiarse de la montaña que cuida a los habitantes para sacar riquezas.
Rubio quiere ver el filme con sus hijos, Andrea Nicolás y Eros, pues la historia mezcla mitos nacionales como el robo del fuego por parte del tlacuache o el conejo que habita en la luna.
“En casa tenemos muy claras nuestras raíces y tradiciones. Por ejemplo, trato de enseñar a mis hijos que en México se hace uno de los festejos a la muerte más bonitos del mundo, y más por épocas con tanta nostalgia como la que estamos viviendo”. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)