El titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, destacó que orfanatos, asilos, anexos y demás servicios asistenciales que brinden, no pueden ofrecerse a la buena de Dios, están obligados a dar aviso de funcionamiento.
En la entidad hay 40 establecimientos registrados entre asilos, orfanatos, fundaciones, albergues, así como 100 anexos destinados a la atención de adicciones, y todos deben cumplir con los requisitos de ley.
Hay los que brindan atención en forma permanente, por períodos determinados o a nivel de consultas, y sin excepción, todos deben registrarse; es importante que los interesados en sus servicios, tengan la garantía de que no se trata de lugares clandestinos, que son supervisados por la autoridad sanitaria.
Recomendó a la población que al llevar al niño, joven o anciano, soliciten ver el aviso de funcionamiento y de tener alguna duda o encuentren una irregularidad, reportarla al 449 688 4162 o en la página oficial www.issea.gob.mx, en el apartado de denuncias; incluso las quejas o denuncias, pueden realizarse en forma anónima.
En forma aleatoria se hacen visitas de supervisión y las principales fallas se encuentran en los anexos, donde prevalece el hacinamiento y la infraestructura es deficiente; ejemplificó que no hay suficiente baños, de acuerdo al número de personas que acuden; además en los salones para 20 personas, se permite el acceso a 150, y lo hacen para cobrar más “cuotas de recuperación”.
En las verificaciones, participa personal de Protección Civil; se revisa que tengan las rampas necesarias, pasamanos, salidas de emergencia, extintores, etc.
Octavio Jiménez reiteró que este tipo de establecimientos no puede funcionar libremente; no es suficiente con que el propietario decida establecerlo y ya, deben darse de alta para ser supervisados periódicamente, de lo contrario se considerarán clandestinos y las multas rebasan el millón de pesos.
Cuando sí dan aviso, y se detectan algunas fallas, las multas pueden ser de 20 mil, 50 mil o 100 mil pesos, de acuerdo al nivel de riesgo, de ahí la importancia de que se atiendan los lineamientos que se les marcan.
El funcionario insistió en que la población debe constatar que el establecimiento al que acuden, está en regla y así evitar sorpresas o percances innecesarios.