Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Un juez de control de Chihuahua ordenó la aprehensión de Bertha Olga Gómez Fong, esposa del ex Gobernador César Duarte Jáquez.
El juez de Primera Instancia en Materia Penal, adscrito al Distrito Judicial Morelos, con sede en la capital de Chihuahua, instruyó la captura, razón por la que ahora la Fiscalía Estatal busca detenerla para ponerla a su disposición, en una audiencia en la buscará formularle la imputación.
El impartidor de justicia chihuahuense entregó a Juan Mateo Brieba de Castro, Juez Sexto de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México, un informe justificado y la videograbación de la audiencia privada en la que giró el mandamiento judicial contra Gómez Fong, aunque hasta ayer la autoridad judicial federal no había publicado acuerdos que detallen el delito o los hechos imputados.
Brieba de Castro suspendió indefinidamente la orden de captura contra Gómez Fong, siempre y cuando se trate de un delito que no contemple la prisión preventiva oficiosa. En caso de tratarse de un delito de esta naturaleza, la suspensión no podrá evitar su captura.
Al mismo tiempo, estableció que esta protección judicial estará vigente, bajo la condición de que la mujer se presente ante el juzgador que instruyó detenerla; de no hacerlo, la Fiscalía de Chihuahua estará en posibilidad de ejecutarle el mandato privativo de libertad.
Desde el 8 de julio pasado, cuando Duarte fue detenido en Miami, Florida, el ex Gobernador y su esposa, así como sus hijos Bertha Isabel y César Adrián Duarte Gómez, presentaron amparos contra posibles órdenes de captura libradas por jueces del fuero común de Chihuahua.
Gómez Fong también pidió el amparo y protección de la justicia contra el trámite de solicitud de detención provisional con fines de extradición internacional y petición formal de extradición internacional y su ejecución, por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
Sin embargo, el juez de amparo le negó la suspensión definitiva contra este posible acto de autoridad, debido a que la Cancillería respondió que no ha llevado a cabo una gestión ante el Departamento de Estado de Estados Unidos, con el propósito de buscar la extradición de la ahora evadida de la justicia.
La chihuahuense ha vivido en los últimos años con su esposo, el ex mandatario, en Texas y Florida, Estados Unidos. Por lo menos hasta el día de la captura de Duarte, ella vivía con él en Miami.
La Fiscalía General de la República investigó a Duarte y su esposa por lavado de dinero, derivado de una inversión de 65 millones de pesos de procedencia aparentemente injustificada, para adquirir el 15 por ciento del Banco Progreso; sin embargo, antes de concluir el sexenio de Enrique Peña Nieto, esta averiguación previa fue archivada por falta de elementos.