Miguel Perez 
Agencia Reforma

CDMX.- Un grupo de huachicoleros ingresó a una planta reguladora de bombeo de Pemex, en la zona industrial de León y provocó una fuga de combustible. Testigos aseguraron que policías municipales sorprendieron a los delincuentes y alcanzaron a uno de ellos, quien resultó ser un agente que estaba en su día franco, pero que no fue puesto a disposición de la autoridad.

La instalación de Pemex se encuentra a un costado de la autopista León-Salamanca, en la Ciudad Industrial de León, en un predio colindante con la planta de autopartes Kasai Mexicana.

La planta regula el flujo de uno de los poliductos que salen desde la refinería de Salamanca para abastecer de gasolina, diesel, turbosina y gas la región Jalisco-Aguascalientes.

Debido a la gran cantidad de combustible que comenzó a derramarse en la planta fue necesaria la intervención de Bomberos, Protección Civil y Tránsito Municipal para resguardar la zona.

Seis horas después del reporte llegaron los elementos de la Dirección de Seguridad Física de Pemex para iniciar las labores de limpieza.

La Secretaría de Seguridad Pública aseguró que no hubo detenidos por estos hechos.

Si embargo, oficiales de Policía que pidieron el anonimato coincidieron en que al menos un policía fue descubierto en la toma clandestina.

“Están muy herméticos, pero cuando encontraron la toma agarraron mal al compañero”, dijo uno de ellos.

Las plantas reguladoras de bombeo son utilizadas por Pemex para iniciar o frenar flujos, prevenir contraflujos o regular la presión de combustibles transportados.