Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Un juez federal volvió a ordenar la aprehensión de Genaro García Luna por un presunto enriquecimiento ilícito que inicialmente fue estimado en más de 27 millones de pesos.
En octubre pasado, el Octavo Tribunal Colegiado Penal concedió un amparo al ex titular de la Agencia Federal de Investigación y de la Secretaría de Seguridad Pública federal, que dejó sin efecto esta orden de captura -originalmente girada el 27 de noviembre de 2020- y ordenó analizar de nueva cuenta si debía o no librarse el mandamiento judicial.
En acatamiento a esa resolución, el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte volvió a estudiar el caso e instruyó la captura, de acuerdo con registros judiciales.
No obstante, esta orden de aprehensión aún no está firme, porque el ex mando policiaco presentó un recurso de inconformidad contra el nuevo fallo.
Cuando las capturas son libradas como consecuencia de una sentencia de amparo, el juzgado especializado en esa materia debe revisar y validar el fallo. Es decir, verificar si la orden de aprehensión dictada se encuentra apegada a los lineamientos establecidos en el amparo.
En este caso Yazmín Eréndira Ruiz Ruiz, Juez Décimo Sexto de Distrito en Amparo de la Ciudad de México, analizó la orden de aprehensión y, en principio, dijo que el resolutivo sí cumplía con los requisitos establecidos por el tribunal colegiado, en el amparo concedido en octubre pasado.
«(El juez de control) precisó los ingresos o percepciones de Genaro García Luna, así como el aumento en su haber patrimonial. Se pronunció de manera clara y precisa en relación a los requisitos previstos en la Constitución y el Código Nacional de Procedimientos Penales para el libramiento de la orden de aprehensión», dijo la juez Ruiz, según un acuerdo publicado en listas.
García Luna interpuso su inconformidad contra el acuerdo de cumplimiento, emitido por Ruiz. En caso de que la juzgadora determine que su recurso no es procedente, quedará firme esta orden de captura.
Esta fue la primera de las tres aprehensiones que inicialmente se giraron contra García Luna y también es la orden de captura con la que México en un principio tramitó su extradición ante Estados Unidos.
Mientras no se declare firme este mandamiento judicial, la FGR no podrá mantener el trámite de la solicitud de extradición por el citado delito.