Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los alrededor de 25 mil integrantes de la extinta Policía Federal (PF) que aceptaron pasar a la Guardia Nacional (GN), tienen derecho a ganar el monto total de salarios y prestaciones que recibían, y no pueden quedar sujetos a nuevos tabuladores que no las prevean.
Los pagos deben incluir el “bono de operatividad” de 9 mil 800 pesos por cada 25 días de trabajo para elementos asignados fuera de su lugar de residencia, eliminado durante mesas de negociación entre el gobierno y policías federales en julio de 2019.
Esto lo estableció ayer la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, al amparar a dos ex miembros de la PF y declarar inconstitucional parte de los lineamientos expedidos el 30 de septiembre de 2019 por el ex secretario de Seguridad Pública y Ciudadana, Alfonso Durazo, para regular la transferencia de recursos de la PF a la GN.
En el tercer transitorio de los lineamientos, Durazo estableció que los elementos transferidos de la PF mantendrían su salario “de acuerdo con el tabulador de carrera”, expresión que la Corte consideró “se opone contundentemente” a lo previsto en la reforma Constitucional de 2019 que creó la GN, y que ordenó mantener todas los ingresos de los policías.
Los amparos, por ahora, solo benefician a los dos quejosos, pero el criterio de la Corte será aplicado en otros litigios similares, siempre y cuando el policía inconforme siga en activo en la GN.