Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO. -La Comisión de Receso de la Suprema Corte de Justicia ordenó anoche al Instituto Nacional Electoral (INE) seguir adelante con el proceso para organizar la consulta de revocación de mandato del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Las Ministras Yasmín Esquivel y Margarita Ríos-Farjat, integrantes de la comisión de la Corte, suspendieron la resolución del INE, que el pasado 17 de diciembre acordó, por 6 votos contra 5, aplazar la consulta de revocación programada para el 10 de abril de 2022, mientras no se cuente con el presupuesto necesario.
Yasmín y Ríos-Farjat, -ambas nominadas a la Corte por López Obrador-, admitieron a trámite la controversia constitucional de la Cámara de Diputados contra el INE.
Además, concedieron una suspensión para que el INE no posponga ninguna de las actividades necesarias para la organización de la consulta, en aras de preservar los derechos políticos de la ciudadanía.
«Se puso en riesgo el ejercicio oportuno del derecho de la ciudadanía a decidir si revoca o no el mandado del Presidente de la República», expresaron las ministras en un comunicado.
Según la Comisión de Receso, el INE cuenta con mil 503 millones de pesos para llevar a cabo la revocación de mandato, por lo que debe ajustarse a ese margen presupuestario.
La admisión de esta controversia es una intervención inédita de la Corte para revisar decisiones del INE en relación con un proceso electoral específico.
Desde 1996, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) es el facultado para revisar las resoluciones del INE sobre elecciones y procesos de revocación de mandato, según indica el artículo 99 de la Constitución.
De hecho, tanto la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, como el partido Morena, ya apelaron ante la Sala Superior del TEPJF la decisión del INE.
En la Corte también está pendiente la controversia del INE para impugnar la reducción de la solicitud presupuestal que presento a la Cámara de Diputados, que ha llevado a un déficit de 2 mil 237 millones de pesos para organizar la revocación con el despliegue de casillas que ordena la ley.
El Ministro Juan Luis González Alcántara negó la semana pasada una suspensión al INE en esta controversia, pero solo porque la consulta de revocación todavía no es un hecho, es decir, todavía no esta certificado que se reunieron las 2.7 millones de firmas válidas necesarias para convocarla.
Ahora, las Ministras de la Comisión de Receso consideraron que seria un contrasentido que, por su cuenta, el INE se autoconceda la suspensión de la consulta, que no pudo obtener en su propia controversia ante la Corte.

¡Participa con tu opinión!